delirios: Las buenas personas

16.4.11

Las buenas personas

Hace poco me pregunté cuál es la peor persona que he conocido en mi vida. La respuesta en realidad importa poco, pero estoy seguro de que he conocido más personas malas que buenas.

Estamos hablando de extremos o, como mínimo, de personalidad. La gran mayoría de la gente no es ni blanca ni negra, es gris. Existen esas dos pequeñas minorías: los buenos y los malos. Y entre dichas minorías yo he solido a toparme con los segundos.

Ahora no me gusta pensar que siempre he dado con ellos. Tiendo a ver más lo malo que lo bueno. Supongo que todos ignoramos la luz de una farola hasta que algún imbécil la revienta con una piedra. Entonces notamos la oscuridad.

Las malas personas pueden ser de muchas clases. Están los grandes villanos a los que muchos sólo conocemos por la tele. Luego están los canallas cotidianos. Los que utilizan a los demás - este suele ser el tipo de maldad más corriente -.

Siempre desconfío, por ejemplo, de las personas que cambian habitualmente de amistades. Van disponiendo círculos de personas como si fuesen pantallas de videojuegos, fases que ahora resultan útiles y luego, más adelante, ya no. A todo el mundo le hacen daño los de esta clase.

También están los que malmeten, los que generan odio y miedo, los que enfrentan a los unos con los otros. Tardi decía que estos son los que provocan las guerras. Y es verdad, son los que procuran separarte de un amigo sólo porque tienen envidia, o porque quieren verte tan solo como ellos.

Podría ponerme a enumerar toda la fauna de bellacos, malhechores y vampiros que abundan en este mundo de mierda. Pero yo quería hablar de las buenas personas.

Las buenas personas me recuerdan a las abejas. Nadie se acuerda de que las abejas están ahí, pero si ellas desaparecieran nosotros las seguiríamos en poco tiempo. Las abejas trabajan duramente y nadie les agradece nada. Pero sin ellas no habría plantas ni existiría la vida. Y lo mejor de todo es que no les preocupa recibir las gracias o no parece importarles. Incluso aguantan estoicamente el maltrato de los hombres que las envenenan y las utilizan como ganado.

Las buenas personas son similares. Nadie las ve. Normalmente, en el autobús, sólo me fijo en los idiotas que pasan el viaje gritando e incordiando a todo el mundo. A veces omito a los que van callados sin molestar a nadie.

Quizá algunos de ellos sean del tipo que se dedica a hacer cosas buenas en esta vida, simplemente porque sí. Los que no ven en otra persona una herramienta que utilizar sino simplemente a una persona. Gente que no tiene interés en verte solo, aunque ella esté sola. Gente que no te muestra una cosa cuando es otra, sencillamente porque no hay ningún interés oculto en ella.

Estas personas normalmente son las que más sufren porque todo el mundo las maltrata. Ser bueno a menudo incluye poner la otra mejilla y eso tiene sus consecuencias. Y, por lo general, son tipos que no sólo cargan con sus problemas sino también con los ajenos. Y nadie les da nunca las gracias.

Pero las abejas se están extinguiendo. Los hombres envenenan el néctar y cada vez hay menos colonias. Supongo que tarde o temprano desaparecerán y entonces moriremos todos. Es también posible que ocurra lo mismo con la buena gente. Cada vez me fijo menos en ella y al tiempo noto más y más ruido, más maldad, interés, hipocresía, brutalidad y odio.

Me pregunto si puede hacerse algo por proteger a este tipo de personas. A veces pienso que son como el lince: una especie agonizante. Un animal al que nadie ve, sigiloso, se mueve en la noche y se está muriendo. ¿Podemos evitarlo? Los científicos desesperan al no encontrar el mal que está matando a las abejas. Quizá tampoco nadie descubra nunca qué es lo que está aniquilando el bien en este mundo.

Y yo, ¿a qué clase debo pertenecer? No lo sé. Pero juro que moriría tranquilo si supiera que estoy en el lado correcto.

22 comentarios:

  1. A mí, personalmente, no me gusta ser tan dogmático.

    Hay una mezcla curiosa en cada persona.

    ResponderEliminar
  2. Alguien que hace esa reflexión, está en el lado correcto.

    ResponderEliminar
  3. Hombre de Alabama, es lo que digo en el texto. La inmensa mayoría de la humanidad (¿9 de cada 10?) no es ni blanca ni negra, sino gris, esa mezcla que tú dices. Pero existe una minoría más pura, son de los que hablo en mi texto.

    Gracias, I e s u.

    ResponderEliminar
  4. Algunas personas dicen que lo que ocurre no es que cada vez haya menos gente buena, sino que la gente mala cada vez hace más ruido. En cualquier caso, los conceptos de bueno y malo son relativos.

    Yo personalmente tengo muy claro a quiénes tiraría a una piscina llena de ácido, y son muchos. Muchísimos.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, en los últimos años se está intensificando una política, en el marco europeo, estatal y autonómico, favorecedora del sector apícola en su biodiversidad. Nadie entiende su importancia, me imagino que tú sí. :)

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que la gente buena se está extinguiendo F, cada vez es todo más gris y la mayoría de los que destacan, lo hacen para mal.

    Claro que sí I e s u :D El mayor problema con esas cosas es el desinterés, a nadie le importa y sin el apoyo de la gente, puede ocurrir que fracase.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso, hablas mucho de naturaleza (¡ya sé cuándo cantan las lechuzas!) y de animalitos. Hormigas, gorgojos, abejas, hombres, mujeres, villanos... xD. Me has recordado estos días a Delibes.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón... lo cierto es que la naturaleza me fascina y me impresiona y me gusta que aparezca en mis cuentos.

    ResponderEliminar
  9. No conozco ninguna persona 100% mala.
    Tengo una compañera de trabajo, por ejemplo, que es una víbora y no le importa serruchar pisos o pisar cabezas para ascender. Pero es buenísima madre. Los hijos la adoran.

    De la misma manera, no conozco a un bueno genuino y puro.

    Creo que con no perder la parte blanca de los grises deberemos conformarnos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y no le enseñará a los críos a pisar cabezas?

    ResponderEliminar
  11. No es maldad, es más buen... miseria, idiotez, egoismo, ignorancia militante, los adjetivos de la maldad son tantos que de un 100% de los adjetivos que admite un ser humano, se llevan la mayoría del porcentaje. Y dejan muy poco para la bondad.

    Una manera de proteger su especie es haciéndose de su especie.

    La otra es matando a todos los demás.

    Muahahaha.

    Qué bueno y qué nazi soy.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, yo distingo a una mala persona de un simple estúpido en las motivaciones. Mucha gente hace cosas malas por pura ignorancia, o porque cree que es lo correcto y sus intenciones son buenas... La verdadera maldad es comportarse de cierto modo sabiendo el daño que se está haciendo o se puede hacer, y de los de esa clase es de quienes hablo en el texto.

    ResponderEliminar
  13. A las abejas si se sabe que las mata (o al menos uno de los factores que más les afecta, el famoso parásito -http://www.webislam.com/?idt=7454-). A las personas buenas lo que las mata es la indiferencia de las demás.

    ResponderEliminar
  14. Poco antes de escribirlo vi un documental del Discovery y mencionaban este parásito que tú comentas. El caso es que no se ponían del todo de acuerdo, también creían que podían afectarles los pesticidas incluso en niveles tan bajos que ni siquiera podían detectarlos en el laboratorio, además de muchos otros elementos...

    El caso es que las abejas están tan jodidas como lo están las buenas personas y con el declive de ambas, a la humanidad le queda un padrenuestro.

    ResponderEliminar
  15. Llego desde "Breves no tan breves" y me quedo para seguir leyendo...
    Me gustó mucho este texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me alegro que te gustase, gracias por tu lectura.

    ResponderEliminar
  17. El problema de las buenas personas es que a veces llegan a ser tontas... Y quizás les honra, pero a veces también, como tú dices, fastidia ver cómo se dejan golpear una y otra vez...

    El otro problema es que a veces se cansan de recibir esos golpes y cambian... Y dejan de ser tan buenos... Supongo que al final debería ser una cuestión de ser prácticos, de tratar de ser buenos con quien lo merece y mandar a pastar a quien no...

    (A propósito, por aquí te han comentado dos a los que yo considero de las mejores personas que he conocido nunca :-D). Besitos!!!

    ResponderEliminar
  18. Es bueno saber eso. ;)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  19. Saludos Javier. Me gustó mucho tu descripción de los malos ¡y el ejemplo de la farola! Sin embargo difiero contigo en la imagen de bueno/sufrido, bueno/víctima, bueno/dejado y pisoteado. Esa idea sólo le da popularidad a l bando contrario.

    Yo admiro y respeto a los buenos guerreros, incansables, generosos, rebeldes, valientes y sobre todo a los buenos justos y comprometidos.

    Un cyber abrazo. Por cierto, buenas preguntas sobre la visión revolucionaria twitterezca-televisiva.

    ResponderEliminar
  20. Hola Yun, gracias por leerme. Realmente no quería decir que los buenos sean sumisos, sino que se llevan todos los palos, independientemente de cómo reaccionen ante ellos. Quizá no logré expresar claramente mi idea.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Ok. Yo también quiero morir tranquila...

    ResponderEliminar
  22. Yo tengo 19 años y me considero del grupillo de los "buena persona" y me han dado bastantes palos aunque no he cambiado mi forma de ser. He tenido varios ataques de ansiedad recientemente y creo que es por el acumulo de cosas malas que hay en mi mente. Me gustaría saber si en un futuro, cuando los problemas sean mayores, cambiaré o no mi forma de ser. (Me he quedao agusto escribiendo este texto). Un saludo

    ResponderEliminar

Háblame.