delirios: Flagelantes

3.9.13

Flagelantes

Los flagelantes emergieron de entre las sombras como un barco tenebroso que rasgara la bruma. Procesionaban despacio, en un silencio casi absoluto. Se tapaban las caras con capuchas color ceniza, y no portaban más ropa que un fino mantillo, gris y macilento, sujeto a la cintura. En las manos atadas llevaban fustas de esparto con las que se azotaban rítmicamente. Iban con los tobillos encadenados y tenían la piel de las espaldas rajada y sangrante.

Estos eran los únicos sonidos que acompañaban a su penosa marcha. El crepitar de las teas encendidas con que se alumbraban, el zumbido aceitoso de los candiles. El fantasmagórico arrastrar de cadenas. Y las titilantes campanillas que, a la cabeza, algunos agitaban sin parar para anunciar su paso.

Recorrían así todo el país, sin un rumbo fijo, en cantidades que iban y venían. Cada uno tenía sus motivos. Algunos querían expiar sus pecados, otros suplicaban para aliviar alguna desgracia. Un familiar enfermo o el hambre podían ser razón suficiente para arrastrar los pies descalzos hasta los confines del mundo.

La calle era estrecha, y la multitud enlutada se encogía para abrir hueco a la comitiva como si fuera un cortejo fúnebre.

Cuando pasaron ante él, uno de los fieles que observaban la siniestra caminata se preguntó qué habría conducido a cada uno de aquellos hombres a semejante penitencia. Lavar con sangre la culpa o suplicar clemencia con las carnes abiertas.

Se preguntó si Dios escucharía sus plegarias. Se preguntó si sus almas y sus vidas hallarían descanso. Se preguntó si algún día él tendría también que descalzarse y recorrer el mundo, sin ilusiones, con la espalda ensangrentada.

11 comentarios:

  1. Ese fiel se hace demasiadas preguntas, tiene algo de hereje. Debería flagelarse.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja muy buena respuesta. Un abrazo. :)

      Eliminar
  2. A mí esas cosas me dan miedo, en serio.
    Me suena a fanatismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto en Europa ya no se hace.

      Eliminar
    2. Sólo en semana santa y para navidad, claro...

      Buen texto.

      Saludos

      J.

      Eliminar
  3. Estoy con Amando... Demasiadas preguntas...

    Echaba de menos pasar por aquí ;)

    Besitos! y no tanta flagelación ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verte por aquí. :)

      ¡Besos!

      Eliminar
  4. No diría por qué, es decir, desconozco, me hizo acordar a El sueño de Úrsula de María Negroni (que aprovecho para recomendar, mucho: -a cualquiera de sus libros).

    Y a vos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ésta procesión de fanáticos me recuerda a un mito popular da miña terra. La santa compaña.
    No van por ahí flagelándose, pero son almas en pena que vagan por la noche ataviados con túnicas. Cada fantasma lleva una vela encendida y la procesión está encabezada por un mortal al que la procesión ha sorprendido por el camino.

    Por el día, el mortal no recuerda lo que ha hecho durante la noche. Y es condenado a vagar con la procesión de almas en pena hasta la muerte, o hasta que sorprendan a otro mortal y se le pase la cruz.

    Para librarte de la maldición de la santa compaña debes hacer un círculo en el suelo y meterte dentro mientras la procesión pasa...

    En fin. Floklore. Que yo me hago la dura pero ya es de noche y éstas cosas me dan mal rollo, jajajajaja.

    A ver si actualizas. Por ejemplo, una vez al es. ¡Es algo asequible!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja mola para una historia de miedo. Y tampoco es mal plan, total si solonte piden vagar por ahí...
      La verdad es que me guataría publicar más pero hace mucho tiempo que no se me ocurre absolutamente nada de qué hablar. :-/

      Eliminar
    2. Escribe en plan relato la historia de los héroes de Worl Of Warcraft.
      De Illidan, Grommash o Durotan. Qué amos son :')
      Solo te voy a leer yo.. igual no es buena idea, jajajaja.

      Eliminar

Háblame.