delirios: Un mosquito

25.11.13

Un mosquito

En el patio de una vieja casa, un mosquito revolotea torpemente y no para de chocar contra el cristal de la ventana. Está desesperado por entrar, y no es raro: en el crudo otoño de la estepa castellana, una noche a la intemperie es una condena a muerte. Aún es por la tarde, pero el pequeño mosquito se da un cabezazo tras otro. Como si supiera que ya está cerca el atardecer y que trae consigo todo el frío y toda la dureza de la oscuridad.

13 comentarios:

  1. Una versión díptera de Pitch Black!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, entonces sí que estaría jodido.

      Eliminar
  2. Hasta un horrible mosquito puede hacer bello un relato...

    ResponderEliminar
  3. El de la oscuridad es, sin dudas, el peor de los fríos...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  4. Peor que la muerte es saberse mortal.

    ResponderEliminar
  5. Hasta los insectos huyen de la oscuridad como las personas... la oscuridad es soledad, miedo y frío... nadie quiere formar parte de ella y todos buscan un rayo de luz al que dirigirse... Bello texto, me ha gustado. Pásate ^.^

    ResponderEliminar
  6. Todos conocen su propia muerte, la idea es desconocerla.

    ResponderEliminar
  7. Esto me jode. Me jode.
    Esta noche estaba durmiendo, y me despertó ese ''bzzzzz'' tan característico rondándome la oreja. ¡ME PONE DE LOS NERVIOS! Cuando lo escucho por primera vez ya no puedo dormir, estoy paranoica. Me da la impresión de que me está acechando para picarme.

    Y no paro de pensar ''en África son un factor importante en cuanto al contagio de enfermedades como la malaria.'' Oh, me quita las ganas de dormir...

    Y aquí haces que empatice con él. Pobrecito que tiene frío.

    Yo es que quiero a todas las criaturas del señor. Pero ¡joder! Estos pican...

    Parezco una loca, jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno que haya logrado que el mosquito despierte empatía...

    Pero la pura verdad es que yo también odio que me zumben en la oreja.

    Pero en fin, es su destino, la naturaleza es así de cruel.

    ResponderEliminar

Háblame.