delirios: Escondido

7.5.14

Escondido

Torturó tanto su mente y su cuerpo que ha distorsionado su visión del mundo. Ya no puede confiar en nada ni en nadie.

Vive rodeado de criminales, estafadores y asesinos. Las mujeres bellas no son más que unas zorras que quieren divertirse y reírse de él. No hay amigos, sólo tramposos que especulan con intereses.

Por eso quiere encerrarse, ocultarse de todos, hacer de su casa una cueva. No creerá una palabra que oiga. No, es imposible.

Ha perdido los colores, ve sólo sombras y negruras. Ya no oye nada excepto amenazas y mentiras.

13 comentarios:

  1. Yo también me escondería y no saldría de ahí...

    ResponderEliminar
  2. La realidad es tan relativa. Me encantó tu rinconcito.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pero algún día vendrá la luz a visitarle, Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Puede darse desde luego, y de hecho se da, en personas que durante toda su vida lo que reciben son golpes duros, engaños y malos muy malos tragos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. interesante texto..

    gracias por tu huella en mi blog

    un placer conocer tu espacio

    ResponderEliminar
  7. A veces hay quien prefiere esconderse así... la vida te arrincona.

    saludos
    Carlos

    ResponderEliminar
  8. Quizás no este tan distorsionada su visión del mundo.
    Lo que ha perdido es la esperanza.

    ResponderEliminar
  9. Vislumbro una segunda parte en este cuento, con un final de esos de comer perdices...

    ResponderEliminar
  10. Está difícil confiar,pero siempre hay alguien que se asoma a nuestra vida de verdad.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Solo si el quiere, puede cambiar esa tristeza y torpezas, que nos hacen esconder.
    Gracias por llegar a mi blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Eso va a ser cosa del ego.

    Gracias por tu visita, un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Algún día lo descubrirán.

    Encontrará algo bello y querrá enseñarlo al mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Háblame.