delirios: Podemos morir

15.12.10

Podemos morir

Hace poco supe de una historia absolutamente espantosa. Una mujer que conozco perdió a su marido de la forma más escalofriante. Al parecer, el hombre pasó un fin de semana encontrándose algo mal; tenía malestar general y dolor de tripa, pero nada peor que cualquier constipado.

Al llegar el lunes fue al médico, para que le recetase algún fármaco, y a los tres días murió. El doctor, en el momento de la consulta, ya había advertido con gravedad que aquella dolencia tendría el peor desenlace.

No es difícil imaginar hasta qué punto debió quedar el matrimonio tan abatido como sorprendido y aterrorizado. Vas al médico tranquilamente pensando que tienes "malestar general" y vuelves a tu casa sabiendo que vas a morir.

No recuerdo qué me contaron que era, pero sí que no era cáncer. Era un tipo de fallo orgánico; algo dejó de funcionar en su cuerpo o quizá algún cable importante se rompió.

Hoy, no sé por qué, estaba reflexionando sobre el tema. Nadie pensaría que va a morir por un poco de mal cuerpo un fin de semana cualquiera. A este lado del mundo hemos creado un nivel tan elevado de bienestar, y disfrutamos - gracias a Dios - de unos avances sanitarios tan grandes que poco a poco vamos perdiendo conciencia de la posibilidad de la muerte.

Parece que hoy día sólo se aceptan como seguras tres posibilidades: accidente, vejez o cáncer. Se diría que, si no es esto o algo igual de terrible, nada puede matarnos. Para que me entendáis, ninguno pensamos que podamos morir "porque sí". Y sí podemos.
Hay gente que muere porque sí. Porque somos débiles, somos frágiles, somos carne y huesos y estamos sujetos a millones de tipos de enfermedades, plagas e infecciones que existen en el mundo, mil cosas que nos pueden matar.

Nuestro cuerpo no es un ordenador que podamos formatear ni un coche al que le vayan a cambiar las piezas. Es sangre latiendo y es tan vulnerable y tan etéreo como un copo de nieve en medio de una tormenta.

16 comentarios:

  1. Tan frágiles que también nuestro corazón puede querer dejar de latir cuando se le plazca.

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  2. No es algo que dependa de nosotros, aunque nos hayamos hecho esa idea.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Una gran mayoría de personas, creen que son más o menos inmortales, y que las cosas pasan solamente a los demás. Y no es así, en cualquier momento nos puede tocar a nosotr@s, o personas cercanas.

    Hay que tener eso muy claro, para empezar a saber vivir, dejando de lado odio o rencillas.

    Que para irnos, un solo segundo basta.

    Abrazos y feliz semana

    ResponderEliminar
  4. Lo de creerse inmortal se ha convertido en lo normal, a todos nos pasa, eso sí, en algunos casos lo hemos llevado al extremo.

    Pero efectivamente, todos estamos expuestos a la muerte y a la misma distancia de ella, en eso no hay distinciones.

    Yo también creo que para valorar la vida hay que aprender a asumir la muerte, aunque es más fácil decirlo que conseguirlo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Tampoco se puede vivir pensando que en cualquier momento podemos morir... sería angustioso.
    Carpe diem.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, además es imposible... nuestro cerebro nos lo impide.

    ResponderEliminar
  7. Hace ya un tiempo que soy consciente de eso y es que vivimos porque pensamos que los que se mueren son los otros.Nos vamos a morir por eso hay que ser consciente y no olvidar que klo nuestro es un regalo.
    En mi trabajo la cocinera sufrió esa misma situación, fue cosa de un fin de semana.Da que pensar.

    ResponderEliminar
  8. Sí... el cáncer, accidentes de tráfico... son cosas que siempre le pasan "a los demás".
    Esos casos repentinos son los que más miedo me dan. Porque del cáncer, como quien dice, estamos informados, de su gravedad, de lo peligroso que es... Pero nadie piensa que vaya a morirse por un simple "malestar" y algún problema que no supiéramos ni que existe. Da miedo.

    ResponderEliminar
  9. Si nos dedicamos a pensar en el final, no disfrutaremos conscientemente de lo que podemos vivir. Dejemos que eso llegue, pues llegar debe llegar, fue el pacto que firmamos al nacer, y es el ciclo que nos corresponde quien se encarga del aviso. Me decanto por seguir respirando el aire que me rodea, por seguir apreciando cada nuevo día como un regalo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. El problema es que no es un pacto, sino una imposición... Nadie nos preguntó si aceptábamos este contrato... xD

    Está bien tu filosofía, yo creo que es lo mejor que se pueda hacer, siempre, por supuesto, que cada día sea un regalo y no una condena o una tortura constante.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Algunos gurús aseguran que la muerte es la mejor aliada de la vida, y creo que no les falta razón. Vivimos como si fuésemos a ser eternos, pero esto más pronto que tarde se acaba. Si fuésemos más conscientes de la finitud de nuestras vidas, probablemente viviríamos más intensamente, y no la dejaríamos pasar como si nada.

    ResponderEliminar
  12. Sí, en relación a eso yo siempre he pensado que el miedo a la muerte es responsable de todo lo que ha creado el ser humano. Dicen que la paciencia es la madre de la ciencia; la paciencia es sólo el método, pero lo que motiva a los hombres a buscar una cura para las enfermedades es el miedo a la muerte.

    Pienso que las culturas que han rendido culto a la muerte han tenido también más éxito en vida que nosotros, que derrochamos nuestras vidas en cosas triviales.

    ResponderEliminar
  13. Creo que vivir pensando en la muerte es angustioso, sin embargo las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte y han sobrevivido son las que realmente han aprendido a vivir... A pesar de que, sin querer, hayan quitado un poquito de vida a los que les rodean... Besitos!!!

    ResponderEliminar
  14. Sí, eso dicen... aunque una vez dijeron en Cuarto Milenio que algunas personas con esas experiencias viven traumatizadas por los horrores que han visto... xD

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  15. Jo, leches, no me refería tanto a eso XD

    Más bien me refería, por ejemplo y ya que has hablado últimamente bastante del cáncer, a que cuando una persona sufre esta enfermedad y la supera, aprende a mirar la vida con otros ojos, sin embargo sus familiares a veces quedan más "traumatizados", sobre todo si al enfermo tuvieron que suministrarle quimioterapia...

    ResponderEliminar
  16. Sí... eso sí, mucha gente que la supera vuelve a nacer y todo eso... Aunque conozco de cerca varios casos, y lo más corriente parece quedarse igual que se estaba... o incluso empezar a vivir con miedo por si se reproduce (que yo veo lo más normal).

    ResponderEliminar

Háblame.