delirios: La imaginación y las drogas

4.11.10

La imaginación y las drogas

Cualquiera que haya leído La Historia Interminable, la obra capital de Michael Ende, sabe que es un prodigio de imaginación que lleva al límite la capacidad de la mente humana para crear mundos. Es un alarde inconcebible de fantasía; por muchas veces que la leo no soy capaz de vislumbrar cómo Ende pudo inventar algo tan denso, tan coherente y tan sumamente impredecible.

La Historia Interminable es muy famosa y de ella lo más famoso es lo que acabo de mencionar. Alguna vez, filosurfeando sobre el libro con amigos, alguien ha comentado: "el autor tenía que meterse algo seguro"; "comía setas"; "lo escribió bajo influencia de alucinógenos".

Quien diga eso no sabe lo que se dice. También se achaca a Lewis Carrol haberse drogado con láudano para crear el Mundo Subterráneo de Alicia en el País de las Maravillas.

No sé mucho de Carroll, pero sí he leído bastante de Ende. Es triste pensar que él tuviese que haber tomado setas o LSD para crear el mundo prodigioso de Fantasia.

La gente que opina así ignora el poder inconmesurable de la imaginación humana, que es más fuerte y avanzada de lo que ninguna droga pudiese llegar a ser jamás.

El psicotrópico está diseñado para estimular partes escondidas de nuestra mente y de nuestra conciencia, exactamente lo mismo que hace la imaginación. La diferencia es que la imaginación lo hace sin anular nuestro ser, sin manipular nuestro cerebro.

Cualquiera que utilice su imaginación para abrir las puertas de la percepción llegará más lejos, más profundo de lo que ninguna persona bajo la influencia de mescalina o cualquier otra sustancia podría intuir.

Utilizando la imaginación se alcanzan mundos insospechados, estados elevados de conciencia, regiones desconocidas de la mente humana.

Los alucinógenos encienden una chispa en tu cerebro y te enseñan un fugaz y frágil espectáculo de pirotecnia. Usar drogas es quedarte con lo que la droga te quiere enseñar.

Qué triste, comparado con el poder de la imaginación. Con la imaginación tú eres el dueño, tú estás ahí, en ese mundo, y no eres un espectador. La imaginación no es una película que tu cerebro, drogado, te quiere poner: usando la imaginación eres tú el que crea un universo entero, el universo que sale de ti. Justo lo que hizo Ende. Sin drogas, sólo con su imaginación, libre.

12 comentarios:

  1. Yo he escuchado mucho esa frase. Creo es una forma de desmeritar el talento. Así mismo hay personas muy escasas de imaginación que no peden concebir que alguien sí la tenga.

    Leí hace mucho a Ende y la historia sin fin me encanta. Lo mismo pasa con Tolkien ¿no crees? Crean mundo fantásticos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué hace falta para tener una buena imaginación? Siempre me lo he preguntado. Si dependes de las drogas, te engañas a ti mismo.

    Para mí, inventar es romper las barreras de lo real, aunque siempre partiendo de elementos de la propia realidad (como en las operaciones abiertas en conjuntos matemáticos), pero deformándolos y combinándolos de maneras no acostumbradas y dándoles diez mil vueltas de tuerca. Es algo muy bonito, pero muy difícil.

    Si lo piensas, Carroll, Ende, Tolkien, Verne o Pratchett no se diferencian mucho de Leonardo o Edison, por ejemplo. Todos cogieron la realidad, la pusieron boca abajo y la agitaron para crear cosas nuevas.

    Qué bonito debe de ser eso.

    ResponderEliminar
  3. Pienso como tú Sofía, es una forma de quitar valor al proceso y más o menos: "como yo no puedo imaginar esto, este ha tenido que meterse drogas". A mí me parece triste.

    Aunque me gusta más Ende, lo de Tolkien es alucinante. Él llegó a un extremo más allá que ningún otro.

    El qué hace falta, una buena pregunta F, la verdad es que no tengo ni idea, por qué unas personas la tienen y otras no, y otras piensan que si no es estimulada vale menos.

    No entiendo mucho el ejemplo con las matemáticas :/ pero sí, pienso que es como deformar la realidad (porque evidentemente como ser humano sólo puedes imaginar sobre lo real) pero es alucinante el extremo de creación al que puedes llegar y los límites que puedes rebasar sólo con tu imaginación, mucho más allá que con drogas.

    Buf, no es mala comparación, aunque el caso de Leonardo o Edison me alucina incluso más, porque imaginaron cosas posibles y las crearon (yo sería incapaz de crear algo real) mientras que los demás crearon cosas imposibles que evidentemente no se pueden hacer reales...

    ResponderEliminar
  4. Edison y los mencionados son grandes cerebros pero, ¿Que me decís del descubrimiento del fuego? ¿Como unos tipos tan brutos pudieron hacer lo que hicieron hace miles de años? Me cuesta cambiar la rueda que ellos inventaron.
    Creo que la imaginación se consigue cerrando los ojos fuertemente, si no se te ocurre nada te cagarás encima.
    hope

    ResponderEliminar
  5. Javi, te explico el símil de las matemáticas con un ejemplo: 1 - 3 = -2.

    1 y 3 son números naturales, pero -2 no lo es. La resta es una operación abierta sobre los números naturales.

    Si combinas elementos de la realidad de determinada manera, el resultado pertenecerá a "otra realidad", a otro conjunto de cosas.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón cruzadosrotos, a mí siempre me alucina pensar en cómo nadie pudo inventar cosas tan rebuscadas como la polea, por ejemplo. Y si lo llevamos al tema de la imaginación, ¡inventar todos los mitos, la creación del mundo y esa clase de cosas!

    Ahora lo entiendo F. La verdad es que es algo que visto así, en bruto, no tiene sentido (la primera vez que lo vi en clase, me pareció absurdo) yo incluso diría que es algo completamente abstracto.
    Cuando he visto algo de ciencias (sobre todo matemáticas) me parece algo sin ningún sentido, es decir, parecido a lo que hablábamos, un mundo propio con sus propias leyes (que la mayoría de nosotros no podemos entender pero, sobre todo, no podemos imaginar cómo se ha llegado hasta ellas).

    ResponderEliminar
  7. Ando bastante bien de imaginación, según dicen. No he tenido necesidad de tomar nada y si algún lo necesito para estimular mi cerebro, decediré no escribir ni una sólo línea. Me gusta ser plenamente consciente de lo que hago y lo que pienso en cada momento.
    Salu2

    ResponderEliminar
  8. Es lo mismo que pienso yo. Me gusta explotar mi imaginación y ver hasta dónde puede llegar. Si me tomase cualquier sustancia, no sería yo el que lo ha creado, sino la droga, ¿no? Es triste confiar tan poco en la imaginación de uno mismo como para creer que cualquiera que haya inventado algo un poco fantástico, seguro que se tomó setas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hace bastante tiempo tuve un debate sobre esto con un amigo... Él defendía que quizás las drogas incentivaran la imaginación o la inspiración, yo defendía que una cosa es que tengas una imaginación desbordante y que tomaras drogas y salieran movidas más raras aún, pero que quien necesita drogarse porque, si no, no es capaz de escribir/pintar/componer nada, no es un artista.

    Y no hay nada más que ver los cuadros de Miró... Si ni tomando drogas (y él mismo admitía que las tomaba) era capaz de pintar nada más que lo que pintaba (me voy a guardar los calificativos que me vienen a la mente), poca cosa podemos decir de su arte...

    Admiro mucho más a quien sin meterse nada es capaz de hacer una obra de arte, desde luego. Besitos!!!

    ResponderEliminar
  10. Es un debate interesante... a grandes rasgos estoy de acuerdo contigo.

    Pero... ah, ¡Miró! Uno de los mejores y más decisivos pintores españoles del siglo XX... Personalmente, es uno de mis favoritos... desde que era pequeño.

    Miró era capaz de pintar lo que pintaba y mucho más... yo he visto estudios suyos de ilustración hiperrealista, igual que de Picasso... Ilustraciones que las ves y parecen fotos... ¿por qué decidió en cambio hacer lo que hacía?

    Es imposible entender y valorar a Miró si no conoces/no te gusta la Historia del Arte... Él tuvo sus motivos y la necesidad histórica de suscribir (o simpatizar con) el Manifiesto Dadaísta... Fue un momento histórico para el arte de ruptura, de oponerse a la corriente tradicional de la estética, de los valores artísticos dominantes en Occidente, de decir hasta aquí hemos llegado, volver al origen... "Dadá" es el balbuceo que hacen los niños, lo que los dadaístas (a los que él apoyaba) buscaban, regresar al inicio de todo para empezar de nuevo, construir un arte libre y sin imposiciones...

    No sé puede entender a Miró sin situarlo en su contexto... y sí, no pocos "artistas" han intentado buscar estas excusas para hacer pasar por obras de arte verdaderas mierdas... pero Miró, Picasso, Juan Gris... en su caso era la verdad. Si no hubiera habido Miró, no habría habido arte en nuestros días.

    Perdona... me salió la vena de artista... jajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Vale, quizás sobre Miró no esté muy, muy puesta, pero sobre lo que conozco de él, me da la impresión de que surgió la "moda" del surrealismo y se apuntó al carro...

    No sé, prefiero mil veces a Picasso (sobre todo de éste sí sé los motivos que le indujeron a inclinarse por el cubismo y el surrealismo) o a Dalí, pero a Miró no termino de tragarle... Eso sí, acepto que me culturices sobre él, a ver si termino mirándole con otros ojos... XD. Besitos!!!

    ResponderEliminar
  12. Bueno... realmente hay mucha confusión con todo eso. Más que modas, hay que entenderlos como movimientos artísticos. En todo caso, artistas del calibre de Miró no eran advenedizos que se apuntaban a una corriente porque era "lo que se llevaba"... de esos hubo muchos, sí, pero hoy no están en los libros de Historia... y Miró sí.

    Más que tratarse de gustos, es valorarlo... Yo, por ejemplo, a Picasso no lo trago... sus obras me parecen realmente feas, feas con ansia... pero sé lo que representó... eso sí, tuvo una etapa Neoclásica que me gusta mucho (mira esta maravilla, por ejemplo) pero su etapa cubista no me gusta nada... pero más que de gustos, se trata de eso, de su comprensión.

    El problema es que luego, durante los últimos 30 años, sí que ha habido mucho estafador que con esos "argumentos", ha intentado ponerse a la altura de esas figuras, pintando rayotajos... pero no hay que confundir a los grandes con esos cantamañanas.

    besotes!

    ResponderEliminar

Háblame.