delirios: Twitteratura

7.6.11

Twitteratura

Hace años que leo blogs literarios. También hace tiempo que estoy registrado en Twitter. Fue ahí donde descubrí un concepto que ahora goza de bastante popularidad: la "twitteratura". Esto es, literatura creada y difundida a través de esta red social; lo que también podría llamarse chat-literatura.

De vez en cuando compruebo - a veces con pena - que uno de los blogs que sigo reduce su ritmo de publicaciones incluso hasta desaparecer. Tardé tiempo en darme cuenta de que, a menudo, este descenso de actividad está relacionado con Twitter.

De lo que os hablo es del hecho de que mucha gente - muchos potenciales escritores - están trasladando su actividad literaria del papel a Twitter. Las cosas son como son, y Twitter requiere tiempo. Se puede utilizar como algo secundario o se le pueden dedicar todas las energías. Si se quiere mantener de forma constante, cuidando conservar cada seguidor, atender cada mención, participar en las numerosísimas conversaciones y todo lo demás es posible que haya que quitar tiempo a otras actividades - como escribir, por ejemplo -.

Algunos parecen haber dado prioridad a Twitter sobre sus relatos o poemas. A mí personalmente me parece un error si lo que quieres es escribir. En una ocasión, dentro de la red social, asistí a un debate sobre el tema. La discusión giraba en torno a la pregunta: ¿es posible la literatura en Twitter?

Una de las personas decía que no y se basaba en la fugacidad de la red social. Un verso escrito en Twitter será leído unas cuantas veces para desaparecer en pocos minutos. Eso es exactamente lo que yo pienso, pero su interlocutora le contestaba que Twitter es perfectamente válido ya que reúne características parecidas a las de la juglaría o la rapsodia ancestral griega. Es decir, en tiempos antiguos, la poesía era una actividad oral. Nunca se escribía: se recitaba; era, por tanto, fugaz y no por ello dejaba de ser literatura.

Creo que eso es una comparación errónea. El problema de Twitter no es la fugacidad sino la motivación, el porqué. Los rapsodas griegos se sentaban dentro de un círculo de gente que estaba allí para escucharles, igual que pasaba con los trovadores en la Edad Media. Por otra parte existía una tradición; esto es, los poemas se pasaban de unos a otros y se recordaban durante generaciones, no se olvidaban al instante de ser oídos. No había escritura pero sí permanencia en el tiempo. Y sobre todo era el centro del acto social: "vayamos al ágora a escuchar la rapsodia".

En Twitter no ocurre así. La gente no se reúne en torno a un poetuitero para leer su poesía. El poeta está ahí entre el que habla del Gobierno, el que anuncia el nuevo juguete de Apple, el que comenta el partido del Barça y el que cuenta que se va de cañas con la chica que le gusta.
Tampoco hay un conjunto social; los que siguen al poeta probablemente no se siguen entre sí y no hay, por tanto, una actividad de grupo como la que había con los trovadores o los rapsodas. Por otro lado está el factor de permanencia. No existe tradición dado que los versos no se transmiten; nadie se los recita a otro ni se crea una obra permanente - escrita o no -.

En mi opinión, Twitter sólo podría compararse con un tipo que se pusiese a recitar poesía a voces en medio de una plaza y nunca con un rapsoda en el centro de un grupo de gente. Si hay un tipo de poeta real que pueda compararse con los poetuiteros es el típico que imprime sus poemas en casa y los reparte gratis en la boca del Metro porque no encuentra editor.

¿Cuál es el problema de todo esto? En primer lugar, una clara reducción de la calidad al devaluarse el hecho de escribir. Si crear literatura no requiere esfuerzo, sino que cualquiera puede hacerlo en treinta segundos con ciento cuarenta caracteres, cualquier chorrada es poesía. A menudo vemos cómo se consideran líricos simples juegos de palabras. Cosas como "ruégame con tu sudor" (por "riégame") o "te quiero, del verbo hacer el amor" son consideradas genialidades por legiones de usuarios.
Hay que tener en cuenta que la mayoría de la gente que usa Twitter no lee - así como ocurre en la sociedad misma -; por lo tanto es fácil pasar por buena literatura lo que no lo es tanto. Ocurre lo mismo con todo. Si no estoy acostumbrado a ver fútbol, un mal partido puede parecerme un partidazo. Si no estoy habituado a leer, cualquier verso mediocre me parecería digno de Bécquer.

Lo que me preocupa más es el daño que se hace a los buenos escritores. Hay personas que tienen verdadero talento, algunas incluso dignas de ser publicadas, que actualmente no se dedican a escribir porque Twitter les mantiene demasiado ocupados.

Recuerdo un blog que seguía con interés y que pasó aproximadamente diez meses sin actualizar. Cuando por fin apareció una entrada ésta hablaba de - ¿lo adivináis? - la literatura en Twitter. Me llevé una desagradable sorpresa. Parece que ya nada puede tener valor si no lo criba el filtro de esta red social; sea el periodismo - los periodistas ya no buscan fuentes sino que se remiten directamente a los tweets de las celebridades - o incluso la literatura.

Es significativo comprobar el desfase que suele haber entre un perfil "literario" de Twitter y un blog, sobre todo cuando van unidos. A menudo me cruzo con poetuiteros que tienen diez mil o treinta mil seguidores; cuando entro a su bitácora compruebo que ninguna entrada tiene más de dos comentarios. Esto no significa que los comentarios sean signo de una mejor o peor literatura, por supuesto. Pero sí son un indicador del hecho de ser leído.

La lírica está bien vista en Twitter - o lo que la gente entiende por "lírica" -. Es una red basada en texto - no en imagen - y por tanto triunfa el que es intelectual. No obstante, como dije, una cosa es el personaje creado en el chat y otra la literatura en sí misma. Esto es, quizá a nuestros seguidores les guste leer y reproducir algún "verso" que podamos publicar porque les parezca interesante, ingenioso o crean que va a darles una imagen culta. Pero es probable que no entiendan o no encuentren atractivo un texto de setecientas palabras narrando una historia si nunca han abierto un libro.

Stephen King dice: "quien quiera ser escritor debe escribir cuatro horas al día y leer cuatro horas al día". Quizá no todos podamos hacerlo, o no en un principio, pero está claro que el camino es ese. Crear un relato breve puede tomar horas; más si se trata de una novela corta o una gran obra. Un vistazo rápido a Twitter puede ocupar el mismo tiempo, ¿qué espacio queda entonces a la creación literaria? Se trata sencillamente de una cuestión de prioridades y hay que elegir, y qué duda cabe que muchos parecen preferir el chat.

La exactitud de mi teoría la he confirmado al comprobar que ocurre justo lo contrario en los blogs "libres de Twitter". Esto es, blogs cuyos autores no tienen Twitter - o al menos no lo tienen enlazado en la bitácora - o que bien lo usan pero no lo convierten en el centro de su vida en internet. En estos casos observo que las publicaciones se mantienen con regularidad - o sujetas simplemente al nivel de inspiración creativa - y cuya calidad, como es lógico, mejoran visiblemente con el tiempo.

Parece que estoy criticando a los que utilizan Twitter. Esto sería estúpido pues yo mismo estoy registrado en esta red. Me gusta: me entero de noticias, conozco gente interesante, música y páginas nuevas o me llegan ideas que no descubriría de otro modo. Incluso - lo admito - pasé una buena época en la que gastaba muchísimo tiempo ahí.
Me suele ocurrir, la novedad me absorbe durante una temporada. Me pasa también con los músicos - no dejaba de escuchar a José González cuando me lo descubrió Phonon -. Por suerte pasó para mí el factor "novedad" y ahora utilizo la red de una forma racional. A todos no les ocurre lo mismo.

Con ello quiero decir que debemos ser prudentes con Twitter. Es cierto que esta red está influyendo mucho más que cualquier otra y está condicionando la comunicación, el periodismo e incluso la política. No muchos se dan cuenta de que la literatura no está libre de tal impacto.

No quiero decir que tengamos que dejar de usar Twitter. Con esta reflexión sólo pretendo, en realidad, compartir con vosotros estas inquietudes que llevan tiempo dándome qué pensar. También, si fuera posible, recomendar a aquellos que estén empezando que sepan distinguir una cosa de la otra.

No es lo mismo tener seguidores que lectores y no es igual el cuadro de diálogo de Twitter que una página en blanco. No es lo mismo un tweet de ciento cuarenta caracteres que un microrrelato de la misma extensión. En definitiva, ninguna red social podrá, en ninguna de sus formas, sustituir a la literatura. No verdadera ni pura, literatura simplemente.

22 comentarios:

  1. Anónimo7/6/11 9:35

    Rosa (Van al aire)

    Estoy de acuerdo contigo en lo que dices.
    Hacer literatura en las redes sociales es muy fugaz. No entiendo mucho la necesidad permanente de ir contando paso a paso tu vida.
    Está bien compartir algunas cosas que te interesen o algún acontecimiento. Pero ya.

    Cuesta mucho trabajo parir un verso o un relato ( aunque no sea bueno) para que desaparezca en un segundo.
    Saludos aéreos

    ResponderEliminar
  2. Yo lo intenté. Intenté usar Twitter. De verdad, pero para mí estos cacharros se inventaron ayer.

    ResponderEliminar
  3. Pienso como tú Rosa.

    Mejor que no lo consiguieras hombre de Alabama.

    ResponderEliminar
  4. En un mundo dónde leer más que un vicio es una obligación, donde el tiempo parece que nos falta a todos cuando en realidad somos nosotros los que le faltamos a él, no me extraña que haya poesía de bolsillo con aspiraciones de titular... Escribir es la manera más sencilla de tener complicidad con uno mismo. Es la herramienta que abre las puertas de la imaginación, la alimenta y la libera... No todos saben como hacerlo...Tu sí...y desde el otro lado, dónde todo no es como parece y nada tiende a lo que no debe ser, se te consume con curiosidad e interés....Me alegra saber que te vistes de sustantivos y te conjugas a diario...Ya te lo he dicho...140 caracteres no te hacen justicia. Es grato saber que siempre que busco...hay mucho más

    ResponderEliminar
  5. Como usuario de twitter, y algo adicto en realidad, comprendo a la mayoria de la gente que no le encuentra gracia. Al principio me costo de igual manera encontrarle el sentido y adecuarme a su lenguaje rapido, a veces estupido y rapidamente cambiante.

    Sin embargo creo que considerar que alguien quisiera hacer literatura en twitter es absurdo, la funcion de twitter no es esa de hecho. Y la fugacidad de las ideas en la red tienen esa gracia, que son fugaces, el tweet no busca dejar una huella, ni siquiera tener necesariamente coherencia con el anterior.

    No creo que se pueda hacer poesia, a menos que alguien previamente escribiera un poema e hiciera un tweet con cada verso diferente. Lo que encuentro casi inutil, considerando que la gente sigue a tantas personas que la probabilidad de que alguien vea todos los versos es bajisima.

    El mismo logo de twitter lo dice todo, es solo un tweet, nadie consideraria el cantar de un ave como una sinfonia

    ResponderEliminar
  6. Lo que desaparece en un segundo. Exacto. Eso mismo. Me gusta lo que desaparece en un segundo. :)

    44

    ResponderEliminar
  7. Bueno (la inmediatez y universalidad) y lo malo (efímero)... El yin y el yan
    Como casi todo en la vida en el término medio está la virtud.

    ResponderEliminar
  8. No tengo twitter. Para mí, esta red social es como un bar donde se junta la Biblia y el calefón. Está bueno para socializar, pero no creo que sea el medio idoneo para difundir un texto literario. Esto no quiere decir que no los haya y que no sean buenos. Tampoco quiere decir que los textos que pululan por blogs u otros sitios sean literatura. Nunca sabemos dónde vamos a hallar una perlita. Por eso no hay que descartar nada.

    ResponderEliminar
  9. El blog me encanta.
    Twitter no me atrae.
    En general las redes sociales me parecen ideales para el chismorreo.
    No me verán allí.
    Jamás.

    ResponderEliminar
  10. Me voy a emocionar Ruth. :P Gracias por tener tan buena opinión de mí. Hago lo que puedo. A veces no acabo contento con el resultado, pero tengo que seguir intentándolo. Me alegra saber que me lees, espero que sea por mucho tiempo. ;)

    Muy buena reflexión Bruno. Precisamente allí me preguntaron: "¿y si escribo un cuento en papel y luego lo pongo en Twitter?" Pero es lo que tú dices: se perdería en medio de todo el ruido.

    Y sobre todo está el hecho más que de la fugacidad, de lo que lleva a la gente ahí. Está todo ese ruido, cada uno con su tema, unos fútbol, otros política... y en medio un poema, no lo veo.

    ¿Y ese 44 Jesu?

    Está claro que todo tiene dos caras como dices, Javier.

    Es cierto lo que apuntas, Malena. El formato nunca indica la calidad. Puede haber basura en un blog y también en un libro de papel, por supuesto. Pero aun así veo a los blogs más aptos para contener literatura que a Twitter, desde luego.

    Haces bien TORO. Yo en cambio me apunté a la moda como un bellaco.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  11. Me sobraron 44.

    Dijo @Yoriento algo así como que la vida es demasiado corta como para no poderla contar en 140 caracteres.

    ResponderEliminar
  12. xD no se me había ocurrido.

    A veces me pregunto si la vida es realmente corta o nosotros la hacemos corta por nuestra forma de pensar.

    ResponderEliminar
  13. Anoche, para despejarme, estuve escribiendo con un rotulador verde en una libreta que me regalaron - me encantan las libretas y los rotuladores verdes-, pero me dejé el rotulador abierto sobre los apuntes de psicología y el "desarrollo emocial del niño" está envuelto entre una nube verdosa xD Estas cosas no pasan en Twiter, y me encanta xD

    Más que a favor o en contra de twiter, estoy a favor de los nuevos "Rapsodas de cafeterías", que están en peligro de extinción, pero existen, y al igual que las libretas y los rotualdores verdes, me encantan.

    ResponderEliminar
  14. Creo que las redes sociales están acabando con los blogs.

    ResponderEliminar
  15. Tienes razón. Es más, yo diría que Twitter está acabando con los blogs. Está haciendo más daño que cualquier otra.

    ResponderEliminar
  16. Yo creo que cada cosa tiene su utiidad... Yo soy de las que en alguna ocasión me ha venido la inspiración y he puesto en Twitter algún verso de lo que después sería un poema (aunque normalmente los pongo en inglés, así que, encima, dejan de ser versos XD), para tener ahí el germen de la idea sobre todo si en ese momento no encuentro un pedazo de papel y un boli (soy de las que, salvo excepciones, tratan de escribir todas estas cosas en papel, antigua que es una XD), para después poder desarrollarla en condiciones... A veces esto también me sirve un poco para desahogarme... Sé que quien lo lea, si es que alguien presta atención a eso, no va a entender prácticamente nada, pero a mí me sirve XD

    Aún así, admito que tengo mi blog de poesía bastante abandonado... Pero entre que últimamente no tengo mucha inspiración, que soy bastante crítica con lo que he escrito hasta ahora y que de las que considero más o menos aceptables hay muchas que considero que dan demasiados datos sobre mí o mis circunstancias, me queda poco donde elegir... XD

    A ver si me vuelve la inspiración (espero que no sea porque ande embajonada... XD). Besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Yo a veces también he utilizado Twitter para "apuntar" algo, aunque como casi siempre llevo el móvil suelo apuntar las cosas ahí. Aunque debería comprarme un cuadernito de bolsillo, creo que sería lo mejor.

    Lo de los poemas es normal. Yo escribo montones de ellos y no publico ninguno porque son basura. La rima es mucho más difícil y no es fácil llegar a conseguir algo que te deje satisfecho, y que merezca la pena publicarse (aunque sea en un blog).

    Espero que no estés de bajón, ya verás que la inspiración vuelve. ;)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. Yo soy usuario de twitter y pesar de rondar los 2000 tweets,no quiero basar mi contenido en 140 caracteres.En twitter se está más pendiente de publicar que de leer y a pesar de ser seguidores tuyos,son muy pocos los que te leerán.Todo es demasiado fugaz como para dejar tus mejores esfuerzos perderse en el muro en cuestión de segundos.Lo mejor de twitter es poder reconducir posibles nuevos lectores a tu bog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Seguramente no llego tarde con mi comentario, simplemente porque este post : permanecerá en el tiempo, y podrá encontrarse siempre que su creador lo desee.

    Siempre creí que 140 caracteres no eran suficientes para expresarme, aunque sí lo son para el título de una gran obra literaria o para un resumen que te invite a leerla. Estamos en un tiempo de prisas y de más prisas, y como bien dices : personas que nunca han abierto un libro dicen llamarse poetas. Otros lo intentamos desde la humildad que supone enfrentarse al reto de escribir y hemos encontrado en los blogs la puerta abierta a millones de páginas escritas, a veces por aficionados como yo, otras por grandes figuras de este arte.

    Crear un blog es como crear una habitación con muchas ventanas abiertas a distintos océanos. Así lo concibo yo, y eso twitter , de momento no puede proporcionarlo.

    Coincido con tu reflexión, y me quedaré por aquí cerquita por si otro día reflexionaras en voz alta, porque seguro que encontrarás un comentario mío. Seguiré leyendo a ratitos más de tus entradas.

    Gracias por pasar por: demispalabrasylasvuestras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  20. Lo que dices más o menos encaja con lo que yo quería decir.

    No tengo nada contra la gente que lo ve de otro modo y no me importa que me lo digan, pero efectivamente Twitter no puede aportar lo mismo que un blog, empezando porque la gente que viene a leer un blog esta aquí y el que te lee en Twitter lo hace de casualidad y de pasada, lo mismo está más pendiente del último TT que de lo que tú hayas escrito.

    Gracias por visitarme, espero verte por aquí a menudo, yo también me pasaré por tu página a leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Interesante entrada, sobre todo para los que no usamos twitter. En todo caso, coincido que o escribes o atiendes una red social; a no ser que no trabajes, claro.
    Un saludo y gracias por entrar a mi blog.

    ResponderEliminar
  22. Hay diferentes grados de atención, se puede atender la red social pero hay gente que la convierte en su "vida social", eso es muy distinto.

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar

Háblame.