delirios: Último mensaje

1.6.11

Último mensaje

Enviado por: Tingis II

Asunto: S.O.S

Éste es un mensaje para todos los receptores donde quiera que se encuentren. Es posible que sea la última comunicación que pueda transmitir. Paso a darles cuenta de mi situación. A las 15.45 (hora terrícola) del día 1674 de nuestra misión fuimos impactados por un meteorito. El meteorito causó daños irreparables en el sistema de navegación; hemos perdido todas las cartas astronómicas y el astrolabio ha quedado inservible.

El objeto, no obstante, contenía además material biológico. Se trata de un tipo de parásito extraterrestre que no he logrado aislar y cuya naturaleza, por tanto, no puedo determinar. No así sus efectos. A las pocas horas del incidente y encontrándose la tripulación inmersa en las tareas de reparación, muchos hombres empezaron a experimentar terribles dolores. Acto seguido observamos en varios de ellos una ruptura de sus cueros y sus carnes, quedando descubierto su sistema locomotor y el conjunto de sus vísceras; todo ello unido por una materia orgánica no definida que parecía controlarles.

En mi opinión el parásito se sirve de la anatomía humana para su movimiento y alimentación. Su objetivo primordial parece ser la infección de nuevos cuerpos sin encontrar un límite en el que satisfacerse. Actualmente yo soy el único no infectado a bordo de la nave. He logrado refugiarme en el puente de mando y sellar todos los accesos. Mi compañero, el oficial de comunicaciones, resultó herido gravemente en el impacto del meteorito. Aunque pude traerlo conmigo a este improvisado refugio hoy he tenido que certificar su muerte. Su cadáver se encuentra a mi lado mientras grabo esta comunicación.

Ésta es mi situación desesperada. Estoy a bordo y al mando de la Tingis II, única misión tripulada en Andrómeda. No hay más presencia humana en esta galaxia; por tanto no tengo a quién acudir. Por su parte el parásito, en los cuerpos de mis infortunados compañeros, trata de acceder al puente de mando. Puedo escuchar unos extraños gemidos, acompañados de un ruido como de carreras, circular arriba, abajo y a los lados por los conductos de ventilación.

No tengo miedo a un posible asalto; sé que el material de hiperblindaje lo hace inviable para ellos. En todo caso estoy fuertemente armado ya que el puente está dotado de arsenal. Tuve, de hecho, que abatir a uno de los infectados; se trataba del almirante - que Dios me perdone -. Para vigilar a las criaturas desplegué las Sondas Automáticas de Seguridad, pero creo han sido destruidas al haberse anulado sus emisiones.

Cada vez menos soy capaz de mantener la razón y compostura en esta desesperada situación. Pronto no podré permanecer en calma ni sostener una comunicación sensata y formal con ustedes. Me encuentro solo en toda la galaxia. No hay otro ser humano en un billón de estrellas. Las cartas astronómicas están bloqueadas y el sistema de navegación destruido; sé que estoy a dos millones de años luz de la Tierra, pero desconozco a dónde me dirijo. Quizá me esté acercando a casa o me esté internando más en el espacio desconocido.

Mi única compañía son los ruidos que me hacen llegar los infectados. Tengo proteínas artificiales para alimentarme por tiempo indefinido, pero no sé si mi resistencia mental estará a la altura. Empiezo a sentir deseos de unirme a ellos para deshacer esta absoluta, insoportable soledad. Éste es un mensaje para todos los receptores en cualquier lugar. Ayuda. S.O.S

Por favor... por amor de Dios. Por favor, si alguien me escucha, ¡búsquenme!

Se lo suplico... búsquenme.

8 comentarios:

  1. Analicemos la situación... Quizás podríamos coger un equipo de respiración autónomo (una bombona de toda la vida) y cerrar el flujo de oxígeno en toda la nave. El parásito quizás sea anaerobio, pero los cuerpos humanos no. Cuando se muera el último infectado reanudas el flujo, y aunque no te libres de la contaminación, al menos no te molestarán los ruidos de los otros.

    Ideas, ideas...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/6/11 14:49

    Rosa( Van al aire)

    Te encontré!!!
    He visto tu angustia reflejada, oigo los ruidos de los infectados tras las puertas...

    Muy buen relato, me gustó.

    Saludos desde el aire.

    ResponderEliminar
  3. Wow, es de lo mejor que he leído últimamente, muy bueno. Quizá podrías escribir una novela corta con esa base.

    ResponderEliminar
  4. Cierto, Sunseeker, no me lo había planteado. Lo del aire podría no funcionar; tal vez el parásito tenga alguna forma de generar oxígeno por sí mismo. O quizá la nave tenga algún sistema de seguridad que impida cerrar el flujo.

    Me alegro que te gustase Rosa.

    Gracias F. Sí, la verdad es que la idea podría desarrollarse más, aunque sería complicado mantener la tensión.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Buen relato, ese sos desesperado...
    Espero que le encuentren, los buenos o los infectados, pero que le encuentren! jaja
    Salud!

    ResponderEliminar
  6. Eventualmente todos moriran en la nave. Es el irremediable fin. Su busqueda en la lejanía para salir de la soledad, independiente de la sobrevivencia de su cordura,es digno de un interesante analisis. Me parecio muy bueno ;-)

    ResponderEliminar
  7. ¿Se puede decir que los "zombies" se modernizan? ¿Los infectados mueren definitivamente alguna vez o el parásito toma posesión de su cuerpo y lo anima para buscar nuevas presas?

    Muy, muy bueno, como siempre :-D Besos!!!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que no he pensado muy a fondo en el proceso que siguen los parásitos y sus huéspedes.

    Quizá desarrolle más la idea en algo más extenso, ya me lo han dicho varias personas.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Háblame.