delirios: ¿Cómo vivir sin cobrar?

21.12.11

¿Cómo vivir sin cobrar?

Como habréis imaginado por el título de la entrada, vamos a comentar el tema de Lucía Etxebarría. O mejor dicho, aprovecharemos su andanada para ver qué opinamos de la piratería relativa a libros - puesto que este blog es sobre todo literario, nos centraremos en cómo afecta a aquellos -.

Lucía Etxebarría ha anunciado que no publicará más libros puesto que las ventas del último han sido menos numerosas que las descargas ilegales. Cosa que a mí me parece lógica, aunque creo que la escritora ha hecho una estupidez. Si yo hubiese estado en su lugar, simplemente habría dejado de publicar sin dar más explicaciones - tampoco creo que nadie se las hubiese pedido nunca -.

Al proclamarlo sólo ha conseguido una cosa - no sé si lo que pretendía - y es que le lluevan todo tipo de insultos, improperios y ataques personales. Gente que seguramente no ha abierto un libro en su vida, personas que no leen ni el Marca pero por supuesto saben muy bien quién es Lucía Etxebarría, aunque sólo les suene el nombre - dudando un poco si es de actriz, cantante o famosilla de la tele - o ni eso. Pero internet es así, ya sabéis. Si se habla de física cuántica, pues soy físico. ¿Que hablan de Corea del Norte? Pues soy experto en dicho país, aunque no sepa ni dónde está. Y por supuesto que si hablan de escritores soy el que más lee de toda la red, eso que quede claro. Aunque el último libro que abriera fuera el que me cayó en los exámenes del instituto.

Por supuesto que cosas como la SGAE y sus políticas no me gustan nada, creo que el siglo XXI tiene que traer otras formas de edición que otorguen más poder al autor. Pero nunca he entendido la filosofía de la gratuidad absoluta. Una persona que escribe por afición - como yo - necesita un sustento con que cubrir sus necesidades - como cualquier hijo de vecino -. Esto significa que sólo podrás escribir en las horas que te deje tu trabajo, esto es, un par de horas antes de acostarte o antes de ir al curro, o los fines de semana.

Stephen King dice que para ser escritor hay que leer cuatro horas al día y escribir cuatro horas al día. Lo que es, básicamente, una jornada laboral. Un escritor tiene que echarle muchas, muchas horas a sus libros. Además, en según qué casos, quizá tenga que viajar, visitar museos, comprar material para documentarse, etc. Eso cuesta dinero. Pero sobre todo tiene que comer, pagar un alquiler, vestir y alimentar a sus hijos, etc.

¿Cómo vivir sin cobrar? ¿Cómo vivir de gratis? Es un tema que he tratado muchas veces con bastante gente, en el mundo real y aquí en la red. Cuando aparece la inevitable pregunta siempre ocurre lo mismo; sobre todo en internet, los partidarios de la piratería y la gratuidad empiezan a hablar de "otros modelos de negocio", "vías inexploradas", "si experimentasen un poco no tendríamos este problema", "existen otras formas de hacer dinero con el arte que no se han planteado...".

Entonces es cuando tú, en tu ignorancia, les pides que te expliquen claramente de qué vías hablan, cuáles son esos modelos, en qué consisten esas formas milagrosas de hacer dinero sin cobrar por el libro (o disco, o lo que sea). En el caso de los músicos está claro: los conciertos. Pero en este blog hablamos de literatura. ¿Cómo puede vivir un escritor o sostenerse una editorial sin vender libros? Es llegados a este punto cuando se ponen a hablar de "coyunturas", "contextos" o te saltan con alguna resolución judicial de algún país de Europa del norte o con algún enlace en inglés que han encontrado por la Wikipedia. Pues no. No me vale.

Yo pido desde aquí a todo el que me lea - y esté a favor de la "cultura libre" y de la gratuidad - que por favor utilice el formulario de comentarios para explicarnos, de forma clara y sencilla, cómo puede vivir un escritor si no recibe ningún dinero a cambio de lo que escribe. No pido enlaces raros, ni citas de no sé quién, ni coyunturas ni sintaxis. Quiero un "pues mira, tú haces esto y ganas dinero de tal manera". A ver si lo conseguís.

21 comentarios:

  1. No hay nada que objetar a tus palabras. Sin una mínima motivación económica, lo normal es que escriba Rita la cantaora. Los artistas no pueden vivir del aire, por mucho que lo pretendamos los demás.

    ResponderEliminar
  2. Desconozco los números de ventas y de descargas, pero se me hace raro... en otros productos (películas o discos) suele coincidir los más vistos o escuchados con los más vendidos.
    No sabía del tirón de los libros de Lucía... y reconozco que no he leído ninguna de sus obras.

    ResponderEliminar
  3. Justo hace 10 minutos que descargue un libro de dicha escritora...

    Mi único argumento (aunque como dice Fernando Solera, no hay nada que objetar) es que, cuando decides dedicar tu carrera al arte, estás completamente consciente de que la recompensa económica será más que difícil pues los periodos creativos van a su propio ritmo y después de eso prosigue el intento de venta. No siempre el precio indica el real valor de lo que produces.

    Aunque existan cuentas que pagar, un artista sabe que la culminación de su obra es el mejor pago. La manera de vivir sin cobrar? ... no existe, te dedicas a otra cosa alterna o vives de lo que te da tu arte, lo cual es subjetivo pues si tienes buenos contactos y publicistas vendes, si no ... vives sin cobrar.

    Saludos Javier.

    ResponderEliminar
  4. Me leí "Beatriz y los cuerpos celestes" y tampoco me fascinó mucho esta mujer la verdad... aunque era una especie de culebrón entretenido para el bus ^^.

    He pensado esto muchas veces y, la verdad, existen pocas opciones. La primera y más fiable es vender droga, quizás ganes mucho dinero y si te pillan, siempre puedes seguir escribiendo en la cárcel, puesto que te dan techo y comida y creo que tienen biblioteca. Para los que no nos va ese rollo, siempre hay una segunda opción: premios.

    Necesitas otro curro a la vez que lees y escribes (una especie de explotación personal por amor al arte) y te vas presentando a concuros literarios (que con suerte ganas algún dinerillo o te publican algún libro). Además de los concursos, puedes buscar algún tipo de beca tipo Antonio Gala, pero no hay muchas destinadas a la literatura. Conocer gente y tener contactos interesantes también es bastante importante para ir subiendo poco a poco. Tirarte a la redactora de algún periódico es otra opción.

    Creo que opciones te he dado xD

    ResponderEliminar
  5. Hehehehe, eso mismo nos preguntamos algunos curritos de a pie cuando de repente vamos a trabajar sin cobrar (esto tan de moda de que si eso te pague el Fondo de garantía salarial). No te creas que no hay empatía xD.

    Personalmente, no me gusta leer libros en pantalla, quiero papel, pero el precio es abusivo en la inmensa mayoría de los casos, por lo menos para mi bolsillo. Libros que comprados en una web inglesa, en inglés, pueden llegar a costar la mitad o incluso menos. Eso huele a timo, por mucho traductor al que haya que pagar.

    Pero pongámonos en que el que quiera papel, dado que es un soporte más caro, tiene que pagar más. Pasemos a la pantalla, en mi opinión más barata dado que no necesitas grandes cantidades de materia prima ni transporte. ¿Qué hacer? Bueno, pues como ahora se está poniendo de moda comprar al agricultor y que le den por el cu** a las grandes superficies, quizá que el propio autor edite su obra y la cuelgue online sin intermediarios (o con los menos posibles) pueda abaratar tanto el coste del libro que se haga incluso más pesado inentar buscarlo pirata que comprarlo online, además de que el autor se llevará más beneficio neto (digo yo). Tampoco es cuestión de ponerlo a 3 euros (depende del libro) pero no creo que sea muy complicado pasar de las burradas que se cobran en librerías a precios más "populares".

    No sé, si en vez de tener que gastarme de 20 a 30 euros (si no más) en la última novela fantástica que sale me pidieran 12 euros, joder, lo veo más razonable. Además duele menos pagar cuando sabes que lo recibe el escritor directamente que cuando sabes que más de la mitad se lo quedará una empresa, igual que en el caso de los agricultores.

    Es mi opinión. Siempre habrá quien diga "pero si puedo tenerlo gratis para qué pagar", eso será inevitable por mucho que se adapte la industria, se trata también de educar en la responsabilidad. Las cosas cuestan pasta, ahora, que no te quieran timar.

    También siempre habrá obras que sean tan malas que ni regaladas las quieran, seguro que nos vienen muchos ejemplos a la cabeza.

    No sé si te sirve.

    ResponderEliminar
  6. Lo de Lucía Etxebarría me da igual. La verdad.

    Un escritor que no gane dinero por lo que escribe siempre puede vivir de la caridad y calidez de sus grupies.

    ResponderEliminar
  7. A mi lo que me extraña es que haya quien se descargue lo que Etxebarría escribe...

    En lo que comentas de soluciones: para que un escritor viva de sus libros, en la coyuntura actual (lo puse adrede, para joder y eso :P ) o pegas un braguetazo o pillas un contratazo con alguna mega-editorial.

    Alternativas: autoedición. Así te olvidas de "pagar por editar", que es lo que les pasa a los "escritores por afición". Con un buen amiguito que sepa algo de diseño te haces una portada chula, y el texto puedes maquetarlo
    usando LaTEX (herramienta libre y gratis total).

    Haces una edición electrónica (p.ej. usando Calibre, un soft de conversión y gestión de biblioteca digital, libre y gratuito) y

    a) la pones en Amazon (Scribd, etc...) por un precio.

    o

    b) la pones a disposición y descarga libre + la mandas a todo el mundo de gratis. Luego puedes crearte una cuenta en flattr.com e ir añadiendo los trabajos que hagas, y puedes recibir algún que otro eurillo. Al cabo del tiempo (requiere tiempo), te das a conocer, te empiezan a entrevistar y/o a llamar de sitios para que vayas a soltar alguna confe/chapa (y con un poco más de suerte, encima te pagan)

    Por otro lado, tienes a Cory Doctorow (craphound.com) que lo explica mucho mejor que yo (http://www.forbes.com/2006/11/30/cory-doctorow-copyright-tech-media_cz_cd_books06_1201doctorow.html de 2006 pero es lo que encontré así rápido. Rasca algo más si eso.), dando una tercera opción (una variante de b + edición en papel, pero aquí volvemos a chocar con que necesitas pasta para hacer los libros físicos)

    ResponderEliminar
  8. Paso a dejarte un abrazo y desearte una ¡¡¡ MUY FELIZ NAVIDAD!!!

    ResponderEliminar
  9. Javier, no es necesariamente uno de los libros más descargados. Simplemente en proporción a sus propias ventas las descargas han sido más. Quizá si ha vendido mil copias se han descargado mil cien (en ningún caso es una cifra astronómica, pero a ella la joden). Lucía es una escritora que mantiene su público sin más.

    Denisse, creo que todos valoramos la opción de una actividad alterna... pero entonces ya no puedes considerar la escritura tu oficio, serás una persona que tenga x oficio y de paso, por afición, escribe.

    MâKtü[b] a la opción de la droga le ocurre lo mismo, escribir se convertiría en una afición... lo de los premios en cambio me parece más razonable. Ya es casi la única forma de recibir un dinero a cambio de un libro (pues la mayoría de los escritores viven de cosas no relacionadas con escribir).

    Con las demás opciones ocurre similar... salvo quizá lo de la beca, todo incluye dedicarse a algo que no sea escribir y dejar la escritura como un "para cuando pueda". En definitiva, esquinar la escritura... que creo que en gran medida la piratería hará eso con el arte, esquinarla.

    PD: yo admito que a Lucía no la he leído, lo cual no quita que esté más o menos de acuerdo con ella.

    Anónimo no es el mismo caso porque nadie pretende legalizar que un albañil trabaje gratis. Hay gente que está sin cobrar por la crisis, pero no es algo legal. Sin embargo sí pretenden algunos que los escritores escriban gratis. Son casos diferentes.

    En cuanto a la opción que das, yo pienso mucho en eso, y me parece razonable. Pero con eso te cargas las traducciones, por un lado. Yo puedo subir mi obra en español a la red, pero no puedo encargarme de que se traduzca a siete idiomas (y en mi caso daría igual, pero por ejemplo los nuevos libros que vayan publicando los grandes norteamericanos, despídete de tenerlos en español. Y si es en inglés todavía, pero ponte a leer un libro en japo...). También dejarías el libro fuera de todo circuito comercial. Yo si soy un escritor humilde que pone el libro en la web no puedo, al tiempo, preocuparme de que salga en otros formatos y de que vaya por ejemplo a librerías, grandes superficies, bibliotecas etc. así que te dejas fuera a toda la gente que no tenga acceso a la web (que es mucha, por ejemplo las personas mayores).

    ResponderEliminar
  10. Esperaba tu comentario Arnau xD. Las primeras opciones que das las veo razonables (yo lo de autoeditar lo valoro, aunque me inclino más por otras plataformas que te publican en digital y en papel, no sé si Amazon incluye libro impreso).

    El software para hacer edición digital no lo conocía, gracias por el dato. :)

    Lo de las conferencias y charlas y demás, bueno, muchos escritores se quejan de eso, ya hay muchos autores que viven más de ir dando la brasa (obligados) que de vender libros (aunque mucha gente piensa que los escritores están todos forrados). Eso es un hecho, y no se puede negar que se hace y se hará cada vez más, pero en mi opinión eso es una devaluación del arte porque, como comentaba antes, la escritura ya no es el medio, queda relegada a un segundo plano. Escribir en el tiempo que te sobre de ir dando vueltas por ahí, es decir, ya no habrá más escritores al 100% sino sólo autores circunstanciales o pluriempleados (que no digo que de ahí no salgan cosas geniales, de hecho Cervantes vivía así y ahí lo tenemos, pero Cervantes hay pocos).

    Pero aceptando que eso tuviera que ser así por huevos, aún queda un problema grande. Y es que en el contexto que nos ocupa (por seguir hablando en plan bien xD) la difusión del libro, sobre todo, a otros idiomas depende en gran medida de una estructura empresarial. Yo puedo subir mi libro a Lulu pero no puedo ocuparme de que un tío me lo traduzca, me lo maquete y me lo suba a la web en japonés, otro en ruso, polaco, etc. con lo cual, por ejemplo, desaparecerían los autores internacionales (lo cual en mi opinión empobrecería mucho la literatura en general).

    También hay que pensar en todos los ámbitos a los que llega la literatura. ¿Qué ocurre con los colegios, bibliotecas, librerías etcétera?

    Yo puedo subir mi libro a Bubok para que lo pille quien quiera, pero dependería de la editorial que dicho libro acabe en bibliotecas de barrio y/o pueblo, en colegios donde los niños puedan leerlo o comentarlo (por ejemplo si es un libro infantil o educativo) etc. Esto empobrecería la relación de la sociedad con los libros porque los libros no tendrían distribución, cada persona leerá sólo aquellos que por milagro se cruce en Google, no teniendo una oferta clara y con visión de conjunto (porque no habrá quien distribuya, ya que eso el autor autoeditándose en plan pobre no puede hacerlo).

    En definitiva, un autor podrá ir tirandillo con charlas y demás, ganando algún eurillo de algún alma caritativa que quiera pagar los cuatro duros de la descarga o impresión, pero a costa de un empobrecimiento de la literatura porque ya no tendrá distribución, no habrá traducciones (o se traducirá a inglés y poco más) con lo cual se crearán "guetos" lingüísticos y se perderá relación entre los libros y la sociedad (ya que esta relación dependerá de Google).

    Todo lo cual yo veo como una forma de empobrecer la cultura y el arte, cuando se supone que el objetivo de la cultura libre era justo lo contrario, enriquecerla.

    ResponderEliminar
  11. Gracias fgiucich. Igualmente para ti. :)

    ResponderEliminar
  12. Buenas de nuevo!

    Lo de las plataformas que editan en electrónico y papel, supongo que hablas de Lulu, Bubok y demás, no? Lo de Amazon... se que puedes ponerlo en formato electrónico. Lo del papel, no se si puedes montarte tu propio sello (auto-editar en papel y vender a través de Amazon, pero = pasta para hacer la edición física).

    Si, 'mover' el libro es EL problema. Pero entonces ya entramos en el mundo y el circuito de la distribución comercial, y aquí si que es chungo.

    Las grandes tiendas (Casa del Libro, etc) tienen stands dedicados a las grandes editoriales, por lo que quedan fuera del alcance. Librerías pequeñas (quedan muuuy pocas) serían una opción, y entonces o te mueves tu personalmente para convencer al librero, o te buscas un representante/agente/micro-editorial (= pasta).

    Entrar ahí es chungo. Trabajé un tiempo con una editorial pequeña y ya era chungo para ellos poner los libros a la vista. Un autor auto-editado queda 99% fuera del circuito. El "circuito comercial" es chungo por si mismo. Entras en el rollo de las editoriales, y ahí no te dejan espacio.

    Sobre traducciones, puedes echarle un vistazo a Elance.com o similares, donde puedes encontrar traductores freelance por poca pasta (pero aún hay que pagar).

    Es cierto que Internet te permite llegar a mucha más gente, pero también se diluye la cosa. Pero volvemos al tema: cuantos escritores viven exclusivamente de sus libros? Sobran dedos de alguna mano, todos 'complementan' con algo.

    Y sobre la 'devaluación', pues lo que decía. Al final dependes de la 'industria editorial', que juega a su rollo y al autor que le den con una caña. Internet les da duro ahí y por eso hablan de "piratería" y de cómo "les roban el pan a los autores", pero no dicen lo que les pagan ellos (una mierda a no ser que seas Etxebarría, y aún así rascas poquito). Si uno se lo curra bien, puedes sacar perras autoeditando y vendiendo por Internet. Poco, pero algo sacas. Constancia y perseverancia.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!

    Sí, me refería a Lulu o Bubok que funcionan con impresión bajo demanda. Oí algo de que Amazon también quería apuntarse al carro del papel, pero tampoco me informé mucho más.

    En mi opinión la autoedición a través de la red es la mejor forma de autoedición que ha habido pero aun así sabemos que un libro autoeditado en Lulu es una gota en el mar de Google y eso es un problema.

    El cortocircuito está en la ausencia de un agente que distribuya el libro autoeditado sobre todo a: circuitos culturales (colegios, bibliotecas, etc.) y que lo traspase a otros idiomas (algo que el autor por sí sólo no puede hacer).

    Creo que este papel no lo puede hacer la editorial (porque como bien dices la editorial realmente mueve al sistema unos cincuenta autores básicamente y el resto se queda fuera, con o sin piratería). Leí una vez - no sé si en Escritores.org -, que sólo diez autores españoles vivían exclusivamente de las ventas de sus libros. El resto a tirar de conferencias y seminarios.

    A mí no me interesa que un hipotético agente (como sería la editorial) contacte conmigo para poner mi libro a 25 € en la Fnac. Cuando hablo de empobrecimiento cultural me refiero sobre todo a la gente, a que ese libro llegue a la gente (no sólo para que yo me forre o no, sino para que lo lean, para que se lea más).

    En el escenario actual creo que eso sólo puede garantizarlo la editorial. Insisto en esa matización: actualmente. No digo que en el futuro no haya otros sistemas que ahora desconozcamos. Por lo menos tú reconoces la duda (y no como tantos que tampoco tienen respuesta pero intentan fingir que sí la tienen con sus teorías marcianas y palabros que suenan bien).

    El problema de la editorial es el elitismo, que sólo mueven al sistema a un puñado de autores. Pero si la cultura libre (y la piratería) van a hacer que se muevan al sistema cero autores pues bueno, nos quedamos como estamos (jodidos pero al menos hay una mínima oferta).

    Ambas opciones son malas, pero la autoedición sin distribución me parece aún peor.

    ¿Conclusión? Autoedición sí, pero con algún agente que se ocupe de mover la obra. Ahora bien, ¿cómo hacer pasta con eso? Bueno, pues esa duda fue la que me inspiró la entrada.

    ResponderEliminar
  14. yo no me voy a extender tanto.
    Hay mucha gente que tiene sexo sin cobrar, no sé por qué con la escritura tiene que ser diferente. Los comentarios de Lucía son, entre otras cosas, una ofensa para los que tenemos sexo únicamente por placer.

    ResponderEliminar
  15. También hay gente que es aficionada a la carpintería y hace arreglos de carpintería en su casa sólo por gusto.

    Por esa regla de tres, el hecho de que existan los aficionados a la carpintería nos daría derecho a prohibir a los carpinteros cobrar por su trabajo. Y de los que se quejasen diríamos que ofenden a los que hacen arreglos de carpintería por afición.

    ResponderEliminar
  16. Un escritor puede vivir sin "conciertos" y sin miedo a la piratería si reúne un único requisito: ser bueno.

    Es así de fácil :D

    saludos

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que los mejores autores no son precisamente los que más venden... aunque supongo que eso va en gustos.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  18. No sé dónde lo leí, pero había alguien que, sobre este tema, dijo algo que comparto totalmente:

    Un escritor no tiene el derecho de vivir de lo que escribe... Tiene únicamente el derecho de intentarlo. Si es bueno (o comercial, ejem), lo conseguirá y, si no, la gente no considerará que gastarse su dinero en sus libros sea una buena inversión, por lo tanto, seguramente lo leerá prestado o se lo descargará. Y más en los tiempos que corren, que hay que mirar casi con lupa los gastos que se hacen...

    Es como si alguien tiene una frutería y se queja porque han abierto otra al lado y la gente va a la nueva diciendo que tiene derecho a vivir de su frutería... Pues no, tiene el derecho a intentarlo, pero si sus dotes sociales son nulas o si la higiene de su local deja que desear, obviamente el público va a irse a otra tienda a comprar las lechugas.

    Pues con los escritores, músicos y demás, lo mismo... Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente para saber si razonamientos como el que propones son válidos, me gusta extrapolarlo a otros oficios. Tú haces algo parecido, pero no exactamente, porque lo correcto sería lo siguiente.

      El frutero no tiene derecho a vivir de su frutería, tiene el derecho a intentarlo. Pero si la fruta no es buena o las condiciones higiénicas no son buenas, no es - como dices - que la gente se vaya a ir al de al lado. Para que el caso fuera equiparable al del escritor, la gente lo que haría sería entrar en su frutería, llenar la cesta con toda la fruta que le dé la gana y largarse sin pagar. Y él no podrá quejarse, y si va al juez el juez le dirá: "no, usted no tiene derecho a vivir de su trabajo, tiene derecho a intentarlo". Es decir, si no te gusta el producto, lo robas, y el productor además tiene que entenderlo, oye, que la vida es así. Si luego usted no puede pagar sus facturas o darle de comer a sus hijos, pues se joda y se busque otro oficio hombre, es lo natural.

      Podemos compararlo también con una tienda de ropa. Cada vez que vayas a Zara, Mango o Desigual y veas una prenda que no te guste o que te parezca de mala calidad, pues te la llevas sin pagar. Y no te preocupes, nadie te dirá nada, ellos entenderán que tienen "derecho a intentarlo".

      Lo siento, yo he ido muchas veces a Inside o Pull&Bear y he visto infinidad de prendas que no me han gustado o que incluso me han dado verdadero asco y nunca se me ha pasado por la cabeza robarlas.

      Estoy harto de que la literatura, música, etc. se consideren oficios "especiales" o "mágicos" que tienen que estar basados en consideraciones espirituales. ¿"Bueno" o "malo"? Perdón, ¿quién decide eso? ¿Quién decide cuándo es lícito robar y cuándo no? ¿Quién decide qué libro merece ser comprado y cuál es "legal" o "justo" robarlo? ¿Y desde cuándo la calidad de algo - absolutamente subjetiva - es un parámetro que permita o desautorice el delito? Que yo sepa esos parámetros los marcan la honradez y la ética - que, claro, no nos sobran en esta sociedad repulsiva -.

      Me parece comprensible que la gente robe contenidos en la red porque vivimos en una sociedad insana y sin escrúpulos y queremos ver tanta serie, tanta peli y escuchar tanto disco que el bolsillo no llega. Pero por favor, basta de inventar teorías para justificarlo - que es lo que hace ese señor que comentas - y para tratar de que no parezca lo que realmente es: un robo. Que lo llamen por su nombre. Al menos los bandoleros se llamaban así a sí mismos.

      Yo particularmente nunca he descargado un libro que no estuviera en Creative Commons y espero no hacerlo en mi vida.

      ¡Besos!

      Eliminar
  19. Y obviamente hablas de los libros porque es lo que ves más de cerca, ¿no?
    Esto pasa con muchas más cosas. La gente cree que internet tiene que ser todo gratis.
    Por ejemplo, si yo ahora tengo un blog de diseño web, donde dejo tutoriales, pero a mayores vendo guías, etc. hay gente que aún encima tendrá algo que decir. He visto blogs con este tipo de negocio y la gente comentando que porqué cobraban por sus cursos.
    La gente pretende que todos menos ellos mismo trabajen gratis. Que tú escribas y regales libros, que las blogueras que entienden de diseño web lo hagan gratis, y aún encima respondan a todas las dudas...
    Eso sí, a ellos que les paguen a final de mes.

    Por ejemplo, cuando empezaron a cobrar por usar whatsapp. ¿Cuánta gente diciendo que pasaba de usarlo, que se cambiaba a telegram? Por 0.89 míseros céntimos al mes. Que a saber cuánto se gastan en copas un sábado por la noche. Ya te digo, los informáticos que hayan diseñado la aplicación que no cobren por ella, es más, que la actualicen y la mejoren gratis, jajajaja.
    Los trabajos artísticos y en la web, están así vistos. Esto es así.

    Pero hay algo que tengo que decir con lo de los libros. Y es que son muy caros. Por norma general, un libro así cutre, con tapa blanda, de un autor que no lo conocen ni en su casa, de 15 euros no baja.
    Hace tiempo me regalaron un libro llamado Félgora, de César Gonzáles Bernabe (muy recomendable, a mí me encantó) 300 páginas de libro, tapa blanda. Costó cerca de 20 euritos.
    Tengo oído que las editoriales inglesas son más baratas, bastante más, en comparación.
    Pero bueno ésta es mi opinión. jajaaja
    ¡Y a ver si publicas algo más de debate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, esto de los libros vale para música, cine, periodistas, diseñadores gráficos, fotógrafos...

      Nos quejamos de que los sueldos sean bajos pero nadie quiere pagar por nada.

      Aunque sí, es cierto que los libros son caros. Y un libro todavía, hay que imprimirlo etc., pero los ebooks no entiendo los precios que tienen.

      A ver si publico cosas nuevas, sí, tengo esto algo parado.

      Eliminar

Háblame.