delirios: Desapariciones inexplicables

1.12.11

Desapariciones inexplicables

En mi vida ha habido pocas amistades que no hayan acabado con una decepción, una puñalada trapera o un alejamiento intencionado. En los mejores casos terminaron con un distanciamento natural y sin acritud. De cualquier forma siempre tenían en común el poder explicarse con alguna razón.

A veces ocurre que una persona se acerca a ti con algún tipo de interés y, cuando este interés desaparece o es satisfecho, se aleja. En otras ocasiones eres tú el que se comporta como un capullo. O aparece un factor externo: le caes mal a su novio, a sus amigos... Y finalmente están los distanciamentos humanamente comprensibles: que le haya salido un curro en Pernambuco, que trabaje quince horas al día, que se case...

Pero luego está ese tipo de personas que desaparecen sin ningún motivo. Que se alejan de ti y abandonan tu existencia de forma inexplicable, como si se hubiesen volatilizado. No me refiero a esta gente que deja de saludarte de un día para otro, sino a amigos a los que no ves a menudo y debes ejercer un pequeño esfuerzo por mantener la relación. De repente compruebas que eres tú el único que hace dicho esfuerzo y que no obtienes respuesta alguna. Llamas y nunca te devuelven las llamadas, o mandas mensajes que jamás son contestados. Hasta que un buen día te encojes de hombros, desistes y se acabó.

Este tipo de desapariciones me enervan especialmente porque no les encuentro explicación. Busco en mi memoria alguna posible ofensa que haya podido hacer; si recordase haberme comportado como un imbécil o haber fallado a la persona en cuestión lo comprendería. Pero cuando no es así me choco contra la duda y el misterio. No hallo una solución al enigma. No hay de por medio terceras personas que metan cizaña, ni sé de cambios drásticos de residencia - o me pregunto, de haberlos habido, ¿por qué no me lo dijo cuando aún teníamos contacto? -.

A veces hago conjeturas; podría ser, por ejemplo, que hubiese un novio celoso y yo no me hubiese enterado. O que cualquier insignificante detalle de mi comportamiento haya ofendido a esa persona. O que se haya muerto - teoría que procuro rechazar de inmediato - o tenido un grave problema del que yo no sé nada.

Finalmente, no obstante, dejo de cavilar y resuelvo que no hay explicación alguna. Que no hay razón que aclare por qué esa persona ha desaparecido. Esto me irrita y me desconcierta; frente a los que te clavan un cuchillo a traición o los que se esfuman porque ya tienen de ti lo que querían, la inexplicable vaporización de buenas personas que fueron amigos leales se me antoja un misterio inquietante y perturbador. En los primeros casos, aunque la razón sea repugnante, al menos hay una razón. En el que nos ocupa, en cambio, nos enfrentamos a lo desconocido, a lo incomprensible, a un porqué triste y sin respuesta.

27 comentarios:

  1. La vida está llena de espirales. Esto que dices no es nada extraño, de hecho, pasa a diario.. la mejor explicación está en las matemáticas: círculo, espiral, secuencia, probabilidad, máximo y mínimos...La vida no es un camino recto y el paisaje DEBE cambiar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece difícil comprender la analogía aunque sé a lo que te refieres, la existencia es cíclica. Es posible que la vida de forma natural tienda a la renovación.

    Aun así falta la explicación práctica, el porqué. En ese sentido podría parecerse a una ecuación en la que falta un dato indispensable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, me has entendido. Todo es cíclico.. Si te gusta más, llámalo ritmo.. así la analogía es más bonita, como la música.

    ResponderEliminar
  4. Entonces los ciclos para esto son el porqué y cuando ocurre lo difícil es descubrir la causa, aunque a fin de cuentas sólo sea curiosidad - total, las cosas tienen que ser así -.

    ResponderEliminar
  5. ¿Las cosas -tienen- que ser así? ¿Entonces crees en el destino? Las cosas son como son porque hay miles de formas de "ser" y había que elegir una. De todas maneras, siempre que se acaba algo, es porque viene algo mejor.. "desconoces" personas para "conocer" a otras mejores (o no, ¿quién sabe?)

    ResponderEliminar
  6. He vivido experiencias exactas a lo que cuentas. Y también me sentía exactamente igual que tú. Un buen día encontré mi explicación para todo esto: yo creo que a medida que vamos viviendo vamos evolucionando y no todos lo hacemos al mismo ritmo. Estar en diferentes niveles, hace que la comunicación sea mucho más difícil. Nada más.
    No creo que existan culpables. Ni victimas. Desde que me di cuenta de todo esto, asumo mucho más tranquilamente lo que ocurre a mi alrededor.

    Quizá esté equivocada, quién sabe.

    ResponderEliminar
  7. No creo en el destino exactamente, pero lo que decías de los ciclos de parece un poco, ¿no? No creo que esté todo escrito en un libro, pero sí que hay cosas inevitables (por ejemplo que algunas personas desaparezcan). Igual que pasan las estaciones.

    Está claro que cuando alguien deja un vacío al final siempre otra persona lo sustituye. Si es mejor o peor, por supuesto depende.

    ResponderEliminar
  8. Algunos se alejan porque hay razones para ello... otros se alejan porque simplemente no hay razones... sea como fuere, todo llega a su fin

    ResponderEliminar
  9. Hmm.. lo de los ciclos es más bien una pauta, una ley, una forma de organización para que la vida no sea un caos. No le encuentro relación con el destino.
    A veces la gente se esconde y ya la dan por perdida. (Y sí, esto es inevitable.. necesario incluso)

    ResponderEliminar
  10. La gente viene y va, hay que asumir que casi nadie va a estar siempre ahí.

    Al final las únicas desapariciones inexplicables que deberían preocuparnos son las de los calcetines. Los viejos amigos se sabe que están en alguna parte, pero ¿los calcetines?

    ResponderEliminar
  11. Karen, veo en común entre el destino y lo de los ciclos e que me parece que los ciclos son inevitables. La vida pasa por rachas y parece que no se puede impedir (pueden ser cambios buenos o malos, pero los cambios vienen sí o sí).

    Asolada, más que en culpables o víctimas pensaba simplemente en cuál puede ser la razón. No es porque sea triste (está asumido) sino porque me da una tremenda curiosidad saber qué llevo a otra persona a desaparecer. Casi como si fuese una peli de misterio.

    F es verdad lo de los calcetines xD. Pero aunque está claro que la gente va y viene, no satisface la curiosidad por conocer los motivos de cada persona.

    ResponderEliminar
  12. Me encantan estas reflexiones. Yo creo que el peor es el último caso, cuando no hay explicacón. Cuando te percatas de que determinadas cosas ocurren porque sí, nada más; sientes miedo al verte infinitamente pequeño ante la inmensidad de lo que acontece.

    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, me alegro Jesu. :)

    Es precisamente lo que me llevó a escribirlo... si sé que hay un motivo tengo la tranquilidad del conocimiento, aunque se trate de una puñalada trapera o una traición. Pero lo que me irrita es no saber qué pasó; me causa desazón el misterio cuando se trata de cosas personales.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3/12/11 0:13

    No sé quién eres, pero me alegra que una casualidad me haya traído hasta tu blog justamente hoy, sinceramente, necesitaba saber que aún queda gente a la que merece la pena escuchar (o leer).
    Me gustaría responderte, pero suelo tener más preguntas que respuestas, así que no creo que sea de gran ayuda... Supongo que quienes desaparecen así de nuestras vidas, nunca valoraron realmente el haber estado en ellas, por lo que seguramente no merecían haber aparecido.

    Saludos y felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  15. ¡Muchas gracias! Me alegro que te parezca que mis textos merecen la pena. Lo de las respuestas es un problema, yo tampoco tengo muchas, un buen puñado de preguntas (la mayoría idiotas) y poco más.

    Me gustaría que siguieras pasando por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Evolucionamos, cambiamos poco a poco, y con nosotros nuestros gustos, formas de pensar, etc... a veces simplemente ocurre que dejas de congeniar con una persona, se rompe esa chispa que por alguna extraña razón os unía y entonces, a veces consciente, a veces inconscientemente, comenzamos a distanciarnos. Ya no nos sentimos agusto, no encajamos, dejamos de llamarla o de responderla o pensamos "ya lo haré luego" y no lo hacemos jamás...
    No creo que deba ser algo de lo que preocuparse, la gente viene y va, sólo los buenos de verdad se quedan..

    ResponderEliminar
  17. Supongo que siempre llegamos a una conclusión parecida. Yo le doy muchas vueltas y me rayo pero es sobre todo por curiosidad. Cuando tengo certeza de que es, como dices, porque se ha apagado por sí solo, me olvido enseguida. Pero cuando ha sido un Expediente X me tramo...

    ResponderEliminar
  18. Wuakaaaaaaaa se lo que dices!

    Y yo, tras mucho reflexionar, conseguí encontrarle una explicación. Siento ser yo quien te lo diga... pero... estamos solos.

    ResponderEliminar
  19. ¿Te refieres a que independientemente de mantener o no contacto con otras personas estamos solos? Sí, es cierto que las relaciones son una especie de "placebo" que crea sensación de compañía, pero sólo sensación.

    ResponderEliminar
  20. He de reconocer que yo soy de esas personas que, en ocasiones, desaparece... Nunca he sido una persona muy social, sobre todo de cría, tenía mi mundo de fantasía donde no necesitaba a ningún otro niño para divertirme y, de hecho, no era raro verme sola dando vueltas por el patio (y no, no me aburría, tenía una imaginación desbordante en esa época XD)... No me caía bien los niños de mi clase, ¿qué le iba a hacer? XD

    Eso sumado a que las veces que intenté confiar en la gente, me encontré con esas puñaladas que dices tú, hicieron que me volviera extremadamente desconfiada e introvertida... El tema es que eso ha cambiado bastante, pero aún tengo rachas que me apetece aislarme... Y pierdo la noción del tiempo... Aunque trato de "obligarme" a dar alguna señal de vida, que luego la gente se preocupa... XD

    Así que aún hoy lo que llevo mal no es el estar sola, sino el estar rodeada de gente con la que comparto algo, pero que es un grupo ya hecho donde ya se conocen todos y llego yo de nuevas (por ejemplo, una clase nueva en la Uni), y saber que las convenciones sociales indican que, en ocasiones, debería iniciar una conversación con ellos, aunque sea preguntar cómo les ha salido un examen, pero no me apetece, no me gusta y no quiero... A veces me fuerzo, pero me cuesta horrores...

    Lo gracioso es que, cuando pasa al revés, cuando estoy con mi grupo de amigos y se incorpora alguien nuevo, si le veo más tímido, soy la que trata de darle conversación y demás, quizás porque sé que puede pasarse mal...

    Y luego voy por blogs contando mi vida en verso... Si es que... XD Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo no hablaba de gente que desaparezca porque le hayas hecho algo (eso lo entendería) ni tampoco de gente a la que le cuesta relacionarse. Hablo de gente con la que tienes una relación perfectamente normal y un buen día, así sin motivo, dejan de cogerte el teléfono, dejan de contestarte los mensajes y no sabes nada más de ellos sin que medie ningún tipo de discusión de conflicto.

      Esa actitud - y supongo que tú no haces eso - me parece absolutamente despreciable. Si alguna persona no quiere saber nada de mí porque tiene un problema que me lo diga, y si quieres borrar la relación sólo porque te da pereza llamar por teléfono - supongo que suele ser por cosas así - pues bueno... ¿qué clase de amigo eres?

      ¡Besos!

      Eliminar
    2. Vicki:Parece como si fuera yo quien ha escrito el texto, sobretodo el primer párrafo; has descrito mi personalidad en la infancia a la perfección, agradezco infinitamente esa cualidad, porque ya en la edad adulta encuentras a personas que no toleran la soledad, y se convierte en su principal causa de sufrimiento, lo que a su vez se convierte en una trampa pues para llenar ese vacío aceptan la compañía de cualquiera, sin prever las consecuencias, a veces fatales.

      Eliminar
  21. creo que a veces es por delirios, que dejas de ver a una persona y a veces es por delirios que otros dejan de verte, o ya dejaste de verte, aunque te sigas viendo con esa persona, y después de un tiempo te das cuenta que no te habías dado cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonitas palabras, voy a pensar en ello.

      Eliminar
  22. Pues yo pienso que lo del novio celoso es una probabilidad bastante a tener en cuenta.
    Y si esa no vale, creo que esa persona se aburrió de ti y punto. Yo qué sé, de que le contaras sus problemas, ha conocido a otro grupo de gente con quien se lo pasa mejor (alto probable), etc,etc.
    Siempre hay una razón. Lo que pasa es que suele ser absurda/ridícula/egoísta.
    Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del novio celoso es lo que suelo pensar. O que hay un novio y punto. Mucha gente cuando tiene pareja pasa de lo demás. Y si no, sí, creo que la segunda opción es lo más probable.

      Besos.

      Eliminar

Háblame.