delirios: Un extraño favor

7.4.11

Un extraño favor

El primer día esperó. El segundo día... esperó. No podía actuar, no se decidía a reaccionar. Más bien no quería. Pero no lograba soportarlo. Por las noches, en la cama, no apartaba sus ojos del teléfono. Y allí estaba inmóvil, silencioso. Sin vibrar, sin mediar temblor.

Pasaba más tiempo y nada. Ni una llamada, ni un mensaje. ¿Me ha olvidado? Pasaba del sol a la luna como un espectro, la esperanza arrasada, la ilusión destruida.

Finalmente tomó una decisión. Marchó al Parque del Oeste, donde a menudo se reúnen los Latin. Allí los halló: sabían que no existían. Y cometiendo un destrozo tras otro le golpeaban su odio al mundo en que no estaban. Gente de todos los países y de ninguno, con la vida deshecha, con el alma podrida.

Se acercó a ellos sin flaquear, sin vacilar. Estaban reunidos en torno a un banco y adorando a unas botellas. Entonces no sentía miedo, con el corazón roto, con la angustia en la boca.

- Me cago en vuestras madres. - fue lo que les dijo.

Todos se levantaron al punto y le empezaron a rodear. Una vez le tenían cercado, agitando los hombros, sacudiendo las manos, respondieron:

- La jodiste bien.

Le empujaban, sacudiéndole del uno al otro. Y él miraba a los árboles y a sus caras pero nada veía, sólo todo blanco y en el medio una figura, que nunca volvía, que nunca volvía.

- Canallas. - insistió.

Y ellos sacaron sus armas: cuchillos dentados, bates de béisbol, mosquetones y cadenas y el que nada tenía rompió una botella para llenarse la mano. Los cristales rotos como la esperanza de recibir una llamada, una sonrisa, sus brazos y sus pechos, su boca en sus labios. Con las venas vacías, con el sueño quebrado.

- Te la cargaste, gilipollas.

Y entonces los primeros golpes: puñetazos y patadas y una estaca en sus hombros. Al suelo, de rodillas.

- ¡De rodillas! - la orden.

Y luego más golpes, más sangre, botas y bates en su cuerpo y las primeras puñaladas: en el costado, en la espalda, en la tripa. Pero él no tenía miedo, aunque sentía dolor.

- ¿Por qué te ríes, subnormal?

Sangre, y todo se volvía rojo. Y en el centro la misma figura - maldita figura -: ¿por qué te fuiste? ¿Por qué no has vuelto? ¿Por qué has desaparecido de mi vida? ¿Por qué me mataste con tu ausencia?

- Por eso no puedo tener miedo - pero esto no lo dijo, lo pensó.

Ellos pararon cuando creían que ya no respiraba. En sus últimos momentos no podía dejar de reír y celebrar, y de no ser porque la sangre le llenaba la boca hubiera querido abrazar y dar las gracias a aquellos criminales. Después de todo nunca hubiera tenido valor para quitarse la vida a sí mismo.

11 comentarios:

  1. Osti,una dolorosa forma de suicidio. No tengo mucha información al respecto, pero quizás unas pastillas...no se,algo menos violento.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. No diré que sea un método práctico, pero ha sido eficaz.

    ResponderEliminar
  3. Simplemente IMPRESIONANTE qué relato. Qué realidad más bien reflejada. Te diría tantas cosas, pero me ha dejado lo que he leído sin palabras. Buena prosa, buen relato (aunque tenga mal-buen final, según se mire...) Gracias por pasarte por mi blog, así he descubierto el tuyo. Muaksss

    ResponderEliminar
  4. Qué ganas de sufrir antes de morir.. ¿no se irá uno mejor en calma?

    ResponderEliminar
  5. Yo lo veía como un intento de tapar el dolor del corazón con el dolor físico. Pero se ve que no funcionó.

    ResponderEliminar
  6. Joplin, Pati, el caso es que para hacerlo uno mismo hace falta mucho valor.

    Poemas y Otras Mentiras, me alegro que te guste tanto, gracias por visitarme. Te leeré, un beso.

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  7. La cuestión es buscar una salida cuando no la hay.
    Esto, excepto en el caso de tu relato, se llama instinto de supervivencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Lo curioso de los hombres es que podemos saltarnos el instinto, a diferencia de otros animales.

    Gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  9. Telita... ¿No había formas más fáciles? Besos!!!

    ResponderEliminar

Háblame.