delirios: Nuestro destino es desaparecer

22.9.10

Nuestro destino es desaparecer

Escuché una canción. Era un idioma ancestral, una reliquia que por obra de algún milagro sobrevive hoy.

Pensé en el tiempo en que países enteros hablasen aquel idioma, generaciones viviendo con esas palabras, sus recuerdos e historias, sus canciones y leyendas. Y hoy no son nada. Un pedazo del pasado en medio del mundo.

Nuestro destino es desaparecer. No seremos la primera generación que se piensa última sobre la tierra. Que llegue a cumplirse o no escapa a nuestro control.

Qué triste haber pasado el punto de no retorno y alcanzado el momento en que nada tiene sentido, en que no sabemos qué pasa ni porqué, presos de una tribulación que no sujetó a ninguna edad de los hombres hasta nosotros.

Si somos personas o dejamos de serlo, si seguimos en el mundo o ya hemos muerto. Sin entender nuestros propios idiomas ni lo que somos, ni lo que hacemos.

Que habría grandes conmociones y desastres era lo único que teníamos claro y lo único que aún apreciamos. Y yo sólo deseo que pase este momento terrible, como quieren los niños que pase la noche oscura y que llegue la mañana.

Que pase el instante espantoso y por fin cumplir nuestro destino: desaparecer. De una vez, que entre todos los hombres tuviéramos que ser nosotros los que atravesásemos esa puerta es sin duda mala suerte.

Pero aun así lo deseamos: desaparecer. Ya es hora, ya queda poco, será el momento. Entre humo y fuego y miedo, desaparecer, cumplir nuestro destino.

3 comentarios:

  1. No es nada nuevo ¿no? Desaparece lo grande y lo pequeño. Cada especie tiene su origen y su fin. Hasta las estrellas desaparecen.
    Por eso, más vale pensar en lo que tenemos que en lo que nos va a ocurrir al final.
    Y si pensamos en ese final, mejor inventarse un Dios.

    ResponderEliminar
  2. El Dios ya está inventado.

    Pensar en un instante de luz en medio de toda una eternidad de olvido parece un pobre consuelo, ¿no?

    Pero es inevitable aferrarse a ello.

    ResponderEliminar
  3. Creo que tienes razón Alfonso. Como dirían los Chichos, no se puede vivir siempre pensando y pensando. Aunque parece inevitable.

    Será al revés Anónimo, se supone que la luz es eterna.

    ResponderEliminar

Háblame.