delirios: Compañía

24.3.11

Compañía

Una buena noche se encontraba el profesor corrigiendo exámenes. Corrige que te corrige estaba sintiéndose solo. Aún más: se aburría muchísimo. No paraba de dar vueltas a la cabeza y entretenerse: ora se rascaba la profusa barba, ora se quitaba las gafas para frotarse los ojos o se llevaba las manos a la nuca cargada.

De repente se le ocurrió una idea. Se levantó se su escritorio y abandonó el estudio pobremente iluminado. Accedió al pasillo principal y encendió todas las luces. Después abrió la puerta de la calle y dejó allí colgado un cartel: "entrad, hacedme compañía".

Luego volvió a sus quehaceres. Como el despacho estuviera cerca de la entrada podía escuchar el silencio de la calle: a veces lo rompía el viento, otras algún grillo o un gato, raramente el motor de un coche. Pero nadie entraba. Seguía solo. Aburrido, volvió afuera y cambió el letrero: "entrad, os ofrezco compañía".

Regresó el profesor a su trabajo y pasaron más horas. Tantas que llegó a corregir todos los controles; concluyó su tarea. Despuntaba ya el alba y los primeros rayos del sol, azules, se mezclaban con la luz del flexo. Se asomó a la calle y releyó su cartel: "entrad, os ofrezco compañía". Nadie parecía haberlo leído. Decepcionado, quitó el letrero y entró en casa, cerró la puerta. Fuera quedó la calle en la mañana, desierta y silenciosa.

13 comentarios:

  1. La gente no quiere compañía ni regalada, ¿no? XD Besos!!

    ResponderEliminar
  2. No sé nada de Paramparo desde que hace un mes se puso a corregir trescientos exámenes de economía. Y avisó de que desaparecía, sin duda lo ha cumplido. Le llamaré. Sólo ella y yo sabemos las palabras mágicas. Debe haberle pasado algo parecido. :(

    ResponderEliminar
  3. La gente estaba esperando, cada uno es su despacho, revisando todos la puerta y recolocando su cartel que rezaba "Entrad, os ofrezco compañía".

    Cada vez más y más solos.

    ResponderEliminar
  4. "Entrad, acompañémonos".

    ResponderEliminar
  5. Hola buenas... te ví por mis jardines, te seguí, vi el cartel y me colé hasta la cocina. Espero que no te importe :-)
    Saludillos

    ResponderEliminar
  6. I e s u, Mariette, F. a lo tonto a lo tonto estamos creando una historia la mar de interesante. Debo reconocer que la parte de I e s u es especialmente desconcertante. :P

    Puck, al contrario, te doy la bienvenida. No tengo gran cosa que ofrecer pero cabemos todos. :)

    ResponderEliminar
  7. A mi también me pasa, espero que llegue la compañía en lugar de salir a buscarla. el resultado no es distinto.

    ResponderEliminar
  8. "El" Creo que he puesto minúscula detrás del punto y me siento culpable XD

    ResponderEliminar
  9. A mí también me pasa... creo que nos pasa a muchos. Y así nos vamos quedando...

    No te preocupes por la puntuación, no se lo contaremos a nadie. xD

    ResponderEliminar
  10. (puerta) "entrad, oz ofrezco compañía"

    ResponderEliminar
  11. se dejó vencer muy rápido...debería volver a colgar el cartel unas cuantas noches más, en diversos formatos...auque el momento ya pasó, y quizás carezca de todo sentido repetir ese gesto sin esa misma nesidad...quizás, la no respuesta fue el detalle perfecto que ayudó a agudizar su soledad y lo expuso a la brutal desnudez de su vacío...quizás....besos!

    ResponderEliminar
  12. Será el temor al ridículo o a lo desconocido? Abrazos.

    ResponderEliminar

Háblame.