delirios: La montaña

8.3.11

La montaña

Juan bajaba todos los atardeceres al paseo marítimo y lo recorría hasta el fondo, donde empezaba el rompeolas coronado por un faro. Se cruzaba con muchas parejas, aunque él iba solo. Una vez al final se daba la vuelta y contemplaba el horizonte: a un lado la ciudad y al otro el océano. En medio, gigantesca, la montaña. Un antiquísimo peñasco que, por alguna razón, había resistido la erosión de la marea. Ahora soportaba día y noche el impacto de las olas.

Su caminata terminaba a la altura del peñón. Una vez allí tomaba la avenida para regresar a casa. Cuando alcanzaba la montaña la noche casi había caído y de la mole inmóvil se advertía sólo una sombra en la oscuridad. Hasta entonces disfrutaba observando cómo el sol se escondía y pintaba el mar de colores cada vez más pálidos. También - por qué no decirlo - gustaba cotillear a los demás que paseaban: un matrimonio de ancianos, una joven que hacía deporte, unos novios sacando al perro.

Un día reparó en un muchacho que estaba quieto frente al peñasco. Era el primer verano y el chico se arropaba con un gris abrigo guateado. Apoyaba sus manos en los barrotes del mirador y no levantaba la vista de la montaña apenas un segundo: podría decirse que ni parpadeaba. Juan no le dio importancia pero observó que estaba allí cada noche, a la misma hora, sujetando la gran roca con sus ojos mientras la concurrencia poco a poco regresaba a casa.

A finales de agosto Juan sintió que no podía soportar ya más la curiosidad y, procurando parecer natural, entabló conversación con él.

- Qué pena que se acabe el verano, ¿eh?

- Sí, una lástima. - contestó el muchacho sin apartar los ojos de la montaña.

- Con el gusto que da pasear por aquí... - insistió el hombre, carraspeando.

- Sí, no está mal. - apuntó el chico, sin mirar a Juan ni una vez.

Al cabo de unos momentos éste se decidió a preguntar:

- Dime... ¿qué haces aquí siempre parado?

El chico movió entonces la cabeza y, por unos segundos, separó los ojos de la gran piedra para clavarlos en los suyos. Luego volvió a fijarlos en el peñón.

- ¿Es que no lo ves? - contestó - Estoy intentando mover esa montaña.

8 comentarios:

  1. jjaaja Por intentar que no falte...

    ResponderEliminar
  2. La cosa es tener fe, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Dicen puede más la fuerza de la fe que de la propia naturaleza. Este me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. MIMOSA, ¿los otros no te gustan? :(

    ResponderEliminar
  5. Si, pero no de este modo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ey, uno que se aparta un poco de tu tónica habitual... A veces hay que intentar las cosas aunque se presupongan imposibles...

    Me gusta, en serio :-D Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Eso parece, aunque yo lo escribí con la mala leche habitual... xD.

    Besotes.

    ResponderEliminar

Háblame.