delirios: Furgón

11.3.11

Furgón

Los guardias no paraban de golpearle dentro del furgón. Con las puertas traseras abiertas, se turnaban para pegarle con las porras y las botas y él iba de un lado a otro chocando contra las paredes. El vehículo no paraba de agitarse.

Después de vomitar sangre unos momentos, se incorporó como pudo y preguntó:

- ¿Por qué hacéis esto?

Los cinco hombres se miraron unos a otros. Eran como sombras verdes en la oscuridad de la noche; y tenían las miradas siniestras. Entonces uno elevó la cara y dijo:

- Porque podemos.

Después volvieron a empezar, y durante tanto tiempo que sus gritos dejaron de escucharse.

10 comentarios:

  1. ¿Ves? Este también me gusta, pero cada uno a su forma, hay algunos que son pura literatura, otros llevan algo del escritor, y esos son los que llegan.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No me había planteado esa diferencia... me alegro que te guste. :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Alguien debería enseñarles que existe un límite, no porque "podamos" tenemos que hacerlo. Esa respuesta no es excusa...

    ResponderEliminar
  4. Está claro que ellos no se plantean esas cosas...

    ResponderEliminar
  5. Los malos hacen las cosas porque pueden, porque los buenos se callan. No les dejemos.

    ResponderEliminar
  6. Exacto, si pueden es porque se les permite.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo creo que esto es bastante más habitual de lo que pensamos, no tomándolo literalmente, sino como metáfora...

    En fin, así va el mundo... Besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Seguramente este tipo de cosas ocurren a diario.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Es impactante... me ha recordado a una escena de "el pianista" en la que los soldados suben a los judíos a palos a los vagones... muy triste...

    ResponderEliminar
  10. Una película muy dura, sí.

    ResponderEliminar

Háblame.